crisis

Delante de la Bolsa por Enric Duran (Robin Banks)

El Colectivo Crisis está convocando una concentración este jueves 26 de marzo a las 20h delante de la Bolsa de Barcelona. Por la libertad de Enric Duran (Robin Bank), el activista que consiguió liberar casi 500.000 € de varias entidades bancarias y que, en vez de devolverlos, los invertió en “proyectos sociales que hagan frente a la crisis económica”.

También convoca a todo el mundo que se quiera expresar, que lo haga con acciones originales por toda la ciudad, por todo el país. Acciones descentralizadas, optimistas, pacíficas y creativas. ¡Combatamos y sorprendamos a la fuerza del poder y la injusticia con creatividad e inteligencia!

Hace  cinco meses Enmedio se puso en contacto con Enric y debatimos sobre el tema por vídeo conferencia.  Hoy, después de haber sido detenido sin derecho a fianza, se pone en contacto con todos y pide  solidaridad pública delante de la Bolsa de Valores de Barcelona.

Concentración este jueves 26 de marzo a las 20h delante de la Bolsa de Barcelona.Por la libertad de Enric y contra el sistema financiero.

¿Cuál es la relación entre un período de crisis y el florecimiento múltiple de proyectos creativos?

crisis1.jpgPara este Jueves Enmedio nos hemos marcado como objetivo perseguir la relación entre crisis y creatividad.
¿Por qué en periodos en los que la crisis se intensifica siempre se produce un florecimiento de proyectos creativos?. Para intentar responder a esta pregunta contaremos con la presencia de Faca, miembro activo en varios de los llamados grupos de acción directa creativa nacidos a la luz (o a la sombra, según se mire) de la fuerte crisis económica y social sufrida por Argentina en el año 2001. Con él discutiremos acerca de alguno de los procesos de arte colaborativo desarrollados en aquél país, así como de las diferentes estrategias de visibilidad, distribución y realización de esos mismos procesos en la coyuntura argentina del periodo 2001-2003.

¿Podría llegar a suceder algo parecido aquí y ahora frente a la crisis que se nos avecina?.
Ven a compartir tus respuestas.
Ponte Enmedio.

Resumen del último taller: ¡Somos La Bola!

LaBola
Como sabéis, estamos llevando a cabo una serie de talleres con la intención de organizar, de manera colectiva, una acción sorpresa, un FlashMob, en la calles de Barcelona. La idea que está detrás de estos encuentros es simple: queremos montar una intervención capaz de abrir un agujero en nuestras vidas, una acción que, por un rato, nos haga sentir otros y percibir nuestro mundo y nuestras calles de otra manera.
El último taller celebrado (jueves 29) fue la bomba. Pocas veces se tiene la oportunidad de ser parte de un proceso tan horizontal, tan colectivo, de participar en un proyecto del que surgan ideas con tanta fuerza (la fuerza que adquieren las ideas cuando se producen desde un lugar común). Al principio de la última jornada continuamos, durante un tiempo, dándole vueltas a las ideas que habían surgido en la sesión anterior, vimos algunos vídeos, algunos ejemplos de FlashMobs acontecidos en otros lugares, excusas para seguir discutiendo de las características que queremos que contenga nuestra acción, algunas quedaron muy claras: queremos que sea un acto colectivo y que compartamos el disfrute, queremos que dé pie a la participación de la gente que se encuentre en el mismo lugar de la acción, queremos también que sin señalar a un enemigo concreto consiga exportar una idea crítica.
De repente una chica se levantó y dijo:
-¿qué tal si nos convertimos en una bola humana?. Eso creó expectación.
-¿Una bola humana?, ¿qué quieres decir?.
– Pues eso, nos juntamos en un sitio, nos apretujamos unos con otros y comenzamos a avanzar.
Nos hizo gracia, esto podía ser divertido. Comenzamos a hacer girar esa bola. Entonces otro chico dijo:
– ¡Hey! ¿qué tal si lo probamos?, ¡venga!, apartemos las sillas, pongámonos de pie, juntémonos y veamos si nos gusta la experiencia.
Lo hicimos y nos gustó, nos gustó mucho. Ya teníamos un concepto: LA BOLA, ahora teníamos que pulirla, darle forma hasta que pueda rodar: ¿qué hace esta bola exactamente?, ¿cómo se forma, y cómo se desintegra?, ¿avanza rápido o lento?, ¿es ruidosa o silenciosa?.

Se nos hicieron las tantas de la noche y lo dejamos por ahí (que no es poco), en estos momentos sabemos que el día 7 de febrero nos convertiremos en La Bola, sabemos también que lo haremos en el Portal de l´Ángel a hora punta (18:00pm), cuando más gente hay consumiendo.

El tercero y último de los talleres se llevará a cabo, como de costumbre, en Enmedio el próximo viernes 6 a las 4 pm. Contaremos con la presencia de Improv Everywhere, terminaremos de definir los últimos detalles y haremos las pruebas finales con nuestros cuerpos, así sabremos cómo nos debemos mover para que La Bola ocupe, se desplace y transforme el espacio.
Sábado 7: LA BOLA (Al principio de Portal de l´Ángel -junto a Plaza Catalunya- a las 17:45h (puntual)

 ¡VEN A TU BOLA! (No te puedes perder esta fuerza de atracción mayor que el consumo,)

The Yes Men comentan su acción en la CNN [Vídeo]

Una edición falsa del The New York Times anuncia el fin de la guerra en Irak (”The Yes Men” golpean de nuevo)

El grupo de artivistas The Yes Men, repartió este miércoles pasado más de un millón de ejemplares falsos del diario The New York Times en Nueva York y Los Ángeles, con titulares desconcertantes, como por ejemplo, el anuncio del fin de la guerra en Irak.
Las 14 páginas de este periódico contenían “noticias que nos gustaría que fueran impresas” en los periódicos reales, entre ellas la disculpa de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, por haber mentido respecto a la posesión de armas de destrucción masiva en Irak, el cierre de la prisión de Guantánamo y el anuncio de que George Bush sería juzgado por crímenes de alta traición.
Otros titulares hablaban de la nacionalización del petróleo para financiar los esfuerzos contra el cambio climático y la creación de un modelo de economía sana. También hay una página completa de anuncios falsos de la mayor compañía petrolera del mundo, Exxon Mobil, que aplaude el fin de la guerra en Irak, y que la paz es “una idea de la que el mundo puede beneficiarse”.
El verdadero “The New York Times” no hizo ningún comentario al respecto salvo que “se trata claramente de una edición falsificada del ‘Times’ y que “de momento buscamos recabar mayor información al respecto”.

Enmedio conecta en directo con los organizadores de la acción del falso New York Times (”The Yes Men”, etc)

finguerrairak131108.jpgJUEVES 20 NOV. / 20H

Una falsa edición del diario The New York Times, con una tirada de 1,2 millones de ejemplares salió a la calle la pasada semana en las ciudades de Nueva York y Los Ángeles. Entre otros desconcertantes titulares se podía leer que “la guerra de Irak ha terminado”. El falso diario tenía 14 páginas y toda la apariencia de ser auténtico. Esta acción fue llevada a cabo por un grupo de “artivistas” conocido por el nombre de The Yes Men.
En esta sesión de los Jueves Enmedio vamos a analizar esta acción, para ello, realizaremos una conexión en directo con alguno de los miembros involucrados en el desarrollo de esta intervención. Con mucho gusto contestarán a cualquiera de las preguntas que les queráis hacer. No te lo pierdas.

Este capitalismo lucra con el trabajo y la vida (Entrevista a Christian Marazzi)

global_financial_crisis.jpgpor Claudio Jampaglia (Liberazione, 04/10/2008)

– Escasez crediticia, crisis de liquidez, balances llenos de títulos
“tóxicos”, parece que el sistema que vos llamaste del “bio-capital” está
gravemente enfermo…

Está sucediendo, a mi modo de ver, que aquello que algunos llamaron
capitalismo gerencial o accionario (“capitalismo manageriale o
azionario”) y otros bioeconomía, esto es, este capitalismo de los
últimos veinte años, está evidenciando toda su fragilidad. El punto no
es tanto la escasez de liquidez o de capitales en el sistema. No la hay.
Y, de todos modos, los bancos centrales se comprometen cada día a
mantener la liquidez. El punto es que hay una total desconfianza en el
mundo financiero y bancario. Para las operaciones actuales los bancos ya
no tienen la posibilidad de acudir el uno al otro. Nadie sabe cómo están
los balances de la banca puerta adentro. No se confía más. Y esto es lo
que conecta a la crisis financiera con la economía tout court. Y en esta
situación la recesión no puede sino amplificarse.

– ¿Y cómo sale el capitalismo de allí?

– Comenzamos a decir cómo podemos imaginar que no saliese… Depende de
cómo se define este nuevo capitalismo financiero. En general —y esto
vale sobre todo para la izquierda— todas las culpas de la crisis se le
imputan a la perversión de las finanzas y a las opciones que no
privilegian las inversiones para la innovación, para la ocupación. Esto
es, a la financierización se la acusa de haber producido sólo renta
financiera y no crecimiento económico, reiterando esa división entre,
por un lado, la economía real y, por el otro, la economía financiera y
monetaria, división que, yo creo, pertenece ya al siglo XX. Las
coordenadas del crecimiento capitalista de los años ’70 se basaron,
precisamente, en una nueva relación entre máquinas y trabajo vivo; y el
camino que el capital siguió fue el de, metafóricamente hablando, salir
de las paredes de la fábrica e ir a extraer cada vez más valor a las
clases sociales, a la sociedad toda. En todo su espacio; en todo su
tiempo.

– ¿Es ésta la bio-economía?

– Es la vida, los saberes, la cooperación social y espontánea, es decir,
todo lo que está en la esfera de la circulación de la vida como fuente
de valor. La financierización forma parte de este proceso. Y la renta
financiera es la cara monetaria de un valor captado en el cuerpo vivo de
la sociedad. Cooperación, disponibilidad, creatividad puestos a producir
valor. La vida toma el lugar de la tierra, dirían los fisiócratas.[3]Y
en este proceso la ganancia se vuelve renta, quizás también el salario
se vuelve renta. El destino de los trabajadores ha sido atado al del
capital a través de fondos de pensión y del vaciamiento del trabajo
mismo. Todo esto es evidente en los Estados Unidos donde los efectos
riqueza se han vuelto extremadamente desiguales. El salario quedó
estanco, se ha desestabilizado, des-estandarizado, precarizado. El
trabajo no consigue más producir para estimular el crecimiento, pero el
capitalismo ha desarrollado enormemente el crédito al consumo para
sostener la demanda y el crecimiento. Sin consumo no se crece y el
leverage que ha colmado la diferencia entre salarios y plusvalor
producido es el crédito. Así, el leverage financiero [4]ha entrado en la
demanda de consumo. Y esto ha funcionado hasta el año pasado. Creo,
entonces, que para entender la desembocadura de esta crisis es necesario
entender qué hay de nuevo en el capitalismo financiero.

– En la bio-economía es central la diferencia entre quien sabe y quien
no, entre quien participa de la clase financiera y quien la sufre. Esta
asimetría de conocimiento, de poder, ¿está cayendo?

– El sistema es, de por sí, mentiroso. Es una clásica asimetría de
crecimiento. Lo explica bien Foucault: el poder debe producir saber,
detentarlo y además extirparlo de la gente. Los mercados funcionan por
ondas de convenciones –Internet, la China, las inmobiliarias–, han
producido movimientos de opinión pública históricamente orientados a
construir objetos para desviar la producción del deseo. Internet y la
new economy en los años ’90, la China como país emergente a caballo del
siglo XX y, luego, la convención inmobiliaria como nueva frontera. Las
convenciones no son nunca verdaderas, pero son reales. Producen. Dentro
de la financierización no hay sólo papeles. Hay crecimiento. La new
economy permitió conectar tres cuartas partes del planeta. Y cuando
estalló la crisis de las dot.com sus redes fueron vendidas a precios
miserables. La entrada de la India en el club de los países con altas
tasas de desarrollo sucedió, precisamente, en esta fase: ha comprado las
redes e invertido y trabajado. El caso inmobiliario actual es aun más
interesante. Las casas en los Estados Unidos fueron construidas, no son
ficción, pero, luego, quien obtuvo la casa por medio de una hipoteca
subprime, la perdió, y terminó llevándose los accesorios o sacando las
baldosas. He aquí lo que, me parece, hace saltar las finanzas y es la
diferencia entre el derecho de propiedad social y la propiedad privada.
¿Cuál es la diferencia entre las casas populares hechas con dinero
público y con planes sociales o dejar que el mercado construya las
casas? El mercado sabe construir, pero no sabe socializar. Y sobre esto,
tarde o temprano, cae. Existe una suerte de comunismo del capital que no
ha encontrado y que no encontrará nunca una disposición adecuada,
justamente, desde el punto de vista propietario.

– ¿Le estás hablando a la izquierda? ¿Hay algo de su análisis que no te
convence?

– Lo que veo que no terminamos de digerir es este elemento expansivo de
las financierización que nos obliga a pensar de formas de lucha en las
que estamos forzados a poner en tela de juicio los principios, como el
concepto de propiedad. Si existe sólo el individualismo propietario o
patrimonial, que parece ser la nueva definición del homo economicus
post-fordista, ¿cómo hacemos políticamente —e, incluso,
organizativamente— para volver a proponer la propiedad social,
colectiva, lo público en general o lo común? Vale, también, para el
saber colectivo, para las relaciones sociales, etc., para todo aquello
que nosotros producimos y que tenemos en la bio-economía. En el fondo,
estamos como los “commons” del 1600 inglés, las tierras cercadas que han
dado lugar a la propiedad y al capitalismo. Somos, de nuevo,
fisiócratas. Y la financierización permite crear nuevos cercos, crear
escasez dentro de la abundancia. En este contexto, por ejemplo, no hay
falta de liquidez en el sistema, como tampoco hay falta de viviendas. La
única cosa escasa en este sistema son los derechos sociales.

– Y desde el punto de vista de la macroeconomía, ¿cuáles son tus
previsiones?

Puedo sólo responder por los datos que surgen día a día. Los indicios
son muy negativos, tanto en EEUU como en Europa. Es la recesión. Pero
veo también un serio riesgo de estagflación. Hay señales de disminución
del consumo, pero la duplicación del déficit público norteamericano nos
coloca un interrogante sin precedente. Aun tutelado y protegido por
todos los bancos centrales, ¿puede resistir y hasta cuándo? Cualquier
otra moneda se hubiera desplomado. Por el momento, si bien el
intercambio con la Unión Europea es mayor, China no ha abandonado a los
EE.UU. Es un mercado demasiado importante y rico. Pero estamos cerca del
momento en que podría desviar hacia Europa sus intereses, ¿y quién
sostiene el dólar? ¿Y qué hacen los operadores del petróleo con todos
sus bienes y con todos los mercados valuados en dólares? ¿Se dejan
arrastrar por la devaluación? No creo. Actuarán.

En Norteamérica muchos comentaristas apuestan al fin de la “superclase”
del 1% —aquellos que toman decisiones y que detentan el capital
financiero— y al retorno de la clase media. Otros apuestan a los países
emergentes… Es verdad que hay un fuerte crecimiento, en los límites
ambientales, de las clases medias en los países emergentes. Pero el
modelo norteamericano no es duplicable: se puede sólo re-distribuir, es
decir, desplazar a super-consumidores de un país a otro. Pero se puede
ver la otra cara de la cuestión. Aquella que dice que estamos todos en
el mismo barco. La llamada a apretarse el cinturón. Me acuerdo de cuando
Greenspan, en los primero años de esta turbulencia, dijo que era
necesario enfrentar absolutamente la cuestión de los salarios. Lo han
dicho un poco todos. Pero hace 20 años que los trabajadores se
encuentran en jaque, desde las condiciones de negociación y el contexto
legislativo y fiscal hasta los salarios y el poder adquisitivo. Y ahora
nos piden unidad y sacrificio. Está en la izquierda reconstruir un modo
y un recorrido para que exista un cambio político en esta fase de
tensión y de conflicto. Yo creo que es necesario salir de la óptica
salarial y crear una perspectiva de renta social. Cada uno de nosotros
produce una riqueza, no solo monetaria, en la sociedad. Debemos ser
capaces de ponerla en valor y razonar sobre la propiedad social, sobre
los derechos sociales. Es difícil, ya que implica poner en cuestión
nuestras propias certezas. Pero es necesario hacerlo.

[1]Marazzi, Christian, El sitio de los calcetines. El giro lingüístico
de la economía y sus efectos sobre la política, Madrid, Ed. Akal, 2003.
(N.delT.)

[2]Programa de TV emitido por La7.it que le da amplio espacio a las
cuestiones de política e historia. El día mismo de esta traducción, por
ejemplo, L’Infedele interroga a Toni Negri sobre la crisis mundial. En
el estudio participan: el presidente de la comisión de Finanzas y Tesoro
del Senado, Mario Baldassarri; los economistas Marcello De Cecco, Maria
Weber, Marco Onado, Salvatore Bragantini; la periodista estadounidense
Patricia Thomas de Associated Press Television News y el periodista
Giorgio Meletti. Se puede ver
enhttp://www.la7.it/approfondimento/dettaglio.asp?prop=infedele.
(N.delT.)

[3]Se refiere al movimiento de pensamiento del siglo XVIII que destacaba
el valor de la agricultura en relación al del comercio o al de la
producción. (N. de R.)

[4]En italiano se utiliza leva finanziaria como derivado del tecnicismo
inglés leverage (de lever, palanca). En castellano podría traducirse
como apalancamiento o efecto palanca. A fin de evitando confusiones
conceptuales, optamos por mantener el concepto en inglés. (N.delT.)

Una crisis nacida desde abajo (entrevista a Toni Negri)

welfare.jpg

– En este momento, desde un punto de vista global, la crisis, que había comenzado en los EE.UU y ha sido definida como crisis financiera, se está ampliando en una especie de efecto dominó no solo a los mercados internacionales, sino también impactando directamente en nuestras vidas. ¿Por qué definimos esta crisis financiera como una crisis estructural del sistema?

La respuesta es complicada. Entretanto digamos por qué ha estallado esta crisis. Estalla en los EE.UU porque en un momento dado los bancos ya no pueden pagar el conjunto de créditos que han cubierto. Esto sucede por razones que están muy claras; por un lado, con el precio del petróleo y de las materias primas, ha crecido el nivel general de los costes de reproducción del sistema. A esto hay que añadir los costes de la guerra, que han sido extremadamente importantes en los EE.UU, donde han duplicado la deuda pública. Pero lo absolutamente determinante ha sido la forma en que los gobiernos estadounidenses, la política estadounidenses, había planteado la superación del fordismo, es decir, el sistema neoconservador”.

Como todos sabemos, la liberalizaciones y las privatizaciones han sido extremas, el welfare ha sido prácticamente destruido. Pero era evidente que la sociedad estadounidense, siendo una sociedad condenadamente rígida hacia abajo, es decir, firme en sus necesidades y en sus exigencias, no renunciaba a procurarse ni a comprarse una casa, ni las familias renunciaban a mandar a los hijos a la escuela.

Sucede entonces que en un determinado momento el capital, el gobierno, se han visto obligados a reabrir el welfare. Pero lo reabren de manera completamente privatizada. En vez de socializar los gastos de la sanidad, de la enseñanza, etc… de cubrirlos directamente por parte del Estado, se ha comenzado a privatizar, es decir, a pedir a la gente que pague. Como la gente podía hacerlo solo en parte, pero sobre todo tenía que pedir préstamos para poder pagar, se ha creado una enorme deuda que en un determinado momento ha estallado. Máxime cuando, no contentos con obligar a la gente a ahorrar y gastarse el salario para sobrevivir, los banqueros y, en general el mundo financiero -ojo, dirigido no sólo por delincuentes, sino también por grandes profesores universitarios, de Harvard, de Yale, todos los galardonados recientemente con el Nobel de economía- han encontrado el modo de distribuir, de extender esta deuda en general sobre la sociedad, renovando sus formas, prestándose unos a otros los títulos de deuda y sobre todo prestándolos a otras instituciones financieras fuera de los EE.UU.

Dado que la globalización no es un sueño, sino un realidad, esta crisis, -que ha estallado desde abajo en EE.UU, donde no ha sido una crisis bancaria inventada, sino surgida de un déficit de gasto que debía sancionar la paz social; y cuando este déficit ha saltado por los aires, la crisis ha estallado por esto- se está expandiendo a todo el mundo, porque el mundo es global y no hay soberanía, ni Estado soberano ni banca nacional que pueda defenderse. Llegados a este punto hay dos caminos absolutamente evidentes. Por un lado está el tránsito del nivel financiero al nivel empresarial, de la producción en general. Es una auténtica recesión económica que se impondrá en breve en todas partes. Ya ha sido ampliamente anunciada: todos los índices de crecimiento para el año próximo se limitan para los países centrales a un crecimiento del orden del cero coma algo, para los países emergentes de cifras de un dígito, llegándose al 10 por cien de forma muy excepcional. Por lo tanto, se estabiliza la recesión, es decir, se estabiliza lo que es una gran destrucción de riqueza pública.

Aquí nos encontramos con interpretaciones muy extrañas que vienen de personas de la derecha que fingen una autocrítica diciendo: “Ah, estos banqueros delincuentes nos han dejado sin blanca!” El hecho es que las finanzas se han convertido actualmente en un instrumento productivo como los demás. Ya Marx reconocía ampliamente que las finanzas eran un instrumento fundamental para ampliar el campo de las inversiones. Dentro de la globalización, por ejemplo, todo el proceso que ha llevado a países enormes como China e India al umbral de la madurez industrial, todo el gran desarrollo de autonomía, fuera de la dependencia, que se ha dado en América Latina, no hubiera sido posible sin los grandes recursos, la gran organización de las finanzas. Por otra parte, hoy es difícil distinguir el capital productivo de bienes materiales del capital que se organiza en las finanzas. Por el contrario, es casi imposible, no hay posibilidad de distinguir el beneficio de la renta, y la renta financiera se ha tornado absolutamente hegemónica. No hay ningún gran industrial italiano que no esté también en Mediobanca: es decir que no decida los destinos financieros del país con todo lo que ello supone.

El problema central es comprender cómo hacer para parar esta deriva: yo creo que esto solo puede hacerse relanzando completamente la capacidad de las poblaciones, de la gente que trabaja, de reconquistar sus niveles de ingresos y por lo tanto de reabrir circuitos de vida, de consumo y de relativa liberación dentro de este ámbito. Pero todo esto no puede hacerse sino a través de las luchas, porque está claro que la forma en la cual hoy el capital se afirma es mediante la represión del consumo más elemental, del consumo de reproducción, por supuesto en los niveles que hemos alcanzado. Y en ese plano se trata de luchar porque –si ahora los capitalistas quieren reconstruir sus fortunas, ¿qué hacen?– deben continuar oprimiendo, comprimiendo las necesidades de subsistencia y reproducción de las multitudes y esto me parece muy difícil.

– Esa es la panacea que actualmente se presenta, con gran énfasis publicitario: el nuevo intervencionismo de los Estados-nación, que lleva incluso paradójicamente a algunos de los neocon, de los defensores del sistema neoliberal y de la ideología de la absoluta libertad de mercado, a convertirse en paladines de la intervención estatal en la gestión de la crisis. Esto afecta a EE.UU, y poco a poco el debate se está desplazando también a Europa y obviamente también a la provincia italiana. Es una paradoja demencial que no podrá de ningún modo ser la solución de la crisis, según la has analizado.

Aquí es preciso estar muy atentos. Cuando se llega a una deuda pública que es prácticamente de diez billones de dólares, como en los EE.UU, y cuando piensas que esta deuda pública está principalmente sostenida por los préstamos que China y los países del continente asiático y los del Golfo hacen a los estadounidenses, comprendes que el problema es la necesidad de extinguir, o al menos contener esta deuda. Son cifras que no podemos ni siquiera imaginar, son diez o quince veces el balance del Estado italiano, es decir, el balance de una nación de sesenta millones de personas. Y sobre todo no podemos ni imaginar cómo grandes países como China o India o los países del Golfo, que son, individualmente y en su conjunto, grandes potencias económicas, pueden continuar pagando la deuda estadounidense sin exigir contrapartidas. Contrapartidas en términos de poder efectivo. He aquí la gravedad del problema, porque de nuevo se vuelve a hablar de guerra, y no en los términos de las “guerras policiales” a la manera de Bush, sino de verdaderas guerras, de las guerras de destrucción entre las grandes potencias económicas por la conquista de la hegemonía global. Ayer, por ejemplo, he leído una noticia absolutamente increíble de la agencia de calificación Moody’s, que es una de las grandes agencias que sirven para cubrir de garantías a otras bandas de delincuentes, es decir, que garantizan la fiabilidad de los balances, de las cuentas de las empresas y de las naciones. Pues bien, en esta situación, siguen dando la máxima calificación, esto es, de “AAA”, a los EE.UU, a su balance estatal. ¿Y por qué lo hacen? Porque los EE.UU. siguen siendo a pesar de todo la mayor potencia militar. La capacidad de promover la guerra, de ejercer un poder de mando por la vía militar, es la garantía en última instancia de la potencia económica estadounidense.

Estos son evidentemente los problemas que se abren y que le provocan a uno un cierto vértigo frente a lo que está sucediendo. Y esto relanza una vez más la necesidad absolutamente fundamental de un verdadero “New Deal”. Pero cuidado, cuando digo “New Deal” me refiero a lo que verdaderamente fue aquel periodo de reformas (y recuperaciones) después de la crisis de 1929, la Gran Depresión de los años Treinta,: el New Deal fue la reapertura del conflicto de clase. Su protagonista, el presidente estadounidense Roosevelt, se da cuenta de que para luchar contra los capitalistas responsables de la crisis, necesita volver a poner en juego a la clase obrera, la fuerza de los trabajadores, y llega incluso a ayudar desde el Gobierno para formar los nuevos sindicatos: la CIO nace entonces, en 1933, como respaldo a una posibilidad de que la sociedad respire fuera de los ritmos impuestos por la empresa dominante capitalista. Hoy esto debe volver a proponerse en un plano más general: hoy nosotros debemos evitar los peligros de la guerra, porque recordemos que las grandes crisis, las “crisis darwinianas” del sistema, son crisis que a menudo inducen a la guerra, porque el egoísmo se organiza como guerra, el egoísmo en crisis, el egoísmo frustrado se organiza como guerra. Precisamente en esta fase, podemos salvar el mundo si relanzamos al máximo las luchas de la que es clase obrera actual, esto es, la clase obrera social, la que produce realmente de manera general.

– Gracias. Una última cuestión: todo esto es presentado, por decir poco, por los medios de comunicación de manera superficial e incluso provocadoramente, como si la gente no tuviese cerebro suficiente para comprender las cosas…

Así es y hay que estar muy atentos a los discursos fascistas, porque se trata de fascismo cuando se ataca a los grandes patronos todopoderosos, fingiendo que detrás no hay un sistema, un sistema capitalista, como si los responsables fueran solamente los corruptos. Esta es una historia que comienza con la Revolución francesa, había nobles malos, pero la nobleza era en el fondo un sistema bueno; y el latifundio en el fondo un sistema justo, pero está la mafia y no todo lo demás; hay banqueros malos pero los demás son buenos… Todos estos discursos tienen una doble finalidad: eliminar la diferencia de clase e identificar simples chivos expiatorios.

Representaciones de la crisis.

crisis.jpgJueves 6 Noviembre / 20h
Con la llegada de la crisis económica, han llegado también distintas maneras de representarla. Día a día estamos presenciando la aparición de nuevas imágenes y producciones audiovisuales de procedencia diversa (entidades financieras, estados, gente anónima en internet, etc) pujando, todas ellas, por liderar la batalla de las interpretaciones sobre la crisis, por convertirse en la narración predominante. En esta sesión de los Jueves Enmedio vamos a analizar esta batalla, ¿cuáles son las imágenes y audiovisuales que están cobrando más fuerza en el imaginario colectivo?, ¿por qué?.

*Nota: Este debate irá acompañado del visionado de alguna de estas representaciones que Enemdio ha ido compilando para la ocasión.

Nuevo comunicado de Robin Banks [Vídeo]

Cuando se cumple un mes justo de que Enric Durán (también conocido como Robin Banks o Robin de los bancos) hiciese pública su acción, presenta ahora un nuevo comunicado en el que valora dicha acción, las consecuencias de ésta, así como los planes que piensa llevar a cabo a partir de este momento. Él asegura que hasta el momento no le han notificado ninguna denuncia, y los mossos d´escuadra se han apresurado a responder, un par de horas después de que este documento se hiciera público, diciendo que ya han recogido 18 denuncias de los bancos. Estas denuncias al parecer, se habrían llevado a cabo discretamente y todavía no se han entregado en ningún juzgado, de ahí que no se tenga conocimiento de ellas -aseguran los mossos- . Todavía está por confirmar si esta información es cierta, así como el motivo y los autores de dichas denuncias. Mientras tanto en los foros relacionados con el, así llamado, “17-S”, diversas propuestas de acciones y campañas frente a las entidades bancarias están comenzando a cobrar vida.
Junto a este documento público, Enric también ha subido a internet el vídeo que os pegamos aquí en el que muestra todas las transacciones bancarias que llevó a cabo para realizar su acción de desobediencia a la crisis y al sistema bancario. Se trata de un paseo virtual grabado en vídeo por tres de sus cuentas corrientes. Tres cuentas que en el momento de la grabación (inicios de Octubre 2008) todavía se encontraban operativas. En ellas podemos observar todos los recibos de los créditos que Robin Banks se ha negado a pagar.

Seguiremos informando.