intervención

#Cologne4every1 (Otra intervención contra el racismo en Alemania)

cologne4every1

Desde los sucesos de Nochevieja, Colonia es una ciudad distinta. Del Refugees Welcome a los sprays de defensa agotados en todas las tiendas de la región. La noche más oscura comienza a desplegar su manto sobre Alemania. El lobo fascista, agazapado durante décadas bajo la colcha neoliberal, asoma de nuevo las orejas. “¡Fuera extranjeros!, ¡Cerremos las fronteras!”, sus primeros aullidos asustan a cualquiera.

Llegamos invitados por el departamento de Intermedia de la Universidad de Colonia. Un amplio grupo de estudiantes nos espera en el aula llenos de curiosidad, son jóvenes y no parecen muy interesados en la política. No importa, al fin y al cabo la política poco puede hacer frente a los problemas sociales a los que hoy nos enfrentamos. Más que política lo que hoy necesitamos es estilo, actitud, y eso es algo que a estos chicos no les falta. Estilo para cortocircuitar el inconsciente colectivo que nos hace odiar al otro, y actitud para desactivar la maldita red neuronal que no nos permite vivir juntos. Hacer algo así será siempre más parecido al trabajo de un artista que al de un politólogo.

Por mucho hartazgo que dicen sentir respecto a los acontecimientos de la pasada nochevieja –y el zafio tratamiento de los medios de comunicación–, todos los asistentes a nuestro taller parecen compartir un mismo sentimiento: que el miedo no se apodere de nosotras. Tenemos que demostrar que Colonia es una ciudad de acogida, dicen, y no una que reacciona con violencia porque tiene miedo. Las palabras más repetidas a lo largo del día son “bienvenida”, “respeto” y “tolerancia”. De ellas y de la marca que dejan en nuestras cabezas cuando se pronuncian es de donde sacamos la idea para la intervención que realizamos en la plaza de la catedral (la misma plaza donde sucedieron las agresiones de nochevieja).

Podría decirse que lo que hicimos fue una imagen de bienvenida colectiva. Una postal humana llena de respeto y tolerancia. Una colección de estampas que buscan acallar el aullido del lobo y el sentido común que lo hace fuerte. De producción sencilla y capaz de adaptarse a muchas situaciones distintas, nuestro dispositivo fotográfico logró ocupar el espacio mediático y las redes sociales con un mensaje claro y muy distinto al de estos días atrás. En vez de “Fuera inmigrantes”, una sonrisa amable; en vez odio y terror, un saludo fraterno desde Colonia, una ciudad de y para todos. #Cologne4every1

Más imágenes de la intervención

tumblr_o1rll5NyYq1v6p8v8o1_1280 tumblr_o1rlqgW6qF1v6p8v8o1_1280 tumblr_o1rltfThMH1v6p8v8o1_1280 tumblr_o1rm0jyvFA1v6p8v8o1_1280

A un abrazo de distancia (un dispositivo contra el miedo)

Captura de pantalla 2016-01-12 a la(s) 13.33.23Nos invitó el departamento de arquitectura, nuevos medios y diseño de la Universität der Künste de Berlin, querían que ayudásemos a sus alumnos a pensar los conflictos sociales que sufren y a diseñar estrategias colectivas capaces de enfrentarlos. Tools for activism llamaron al encuentro y, como era en Alemania y nosotras estamos muy interesadas en influir todo lo que podamos por aquellas tierras, no dudamos ni un segundo en aceptar la invitación.

Llegamos tres días después de los sucesos de Colonia, en pleno shock social por la multitudinaria agresión sexual en la plaza de la catedral durante la celebración de la nochevieja. Al salir del avión, 13 grados bajo cero nos abofetean la cara sin contemplación. La nieve abundante y los charcos de barro forman manchones grises que brillan como los ojos de un lobo en la oscuridad del bosque. Carteles con instrucciones, advertencias de todo tipo, controles de seguridad, más que un aeropuerto este lugar parece una fábrica dedicada a la producción de un raro y siniestro metal. Nos piden el pasaporte otra vez, ¿qué hacéis aquí?, ¿a qué habéis venido? Pasamos. En el pavimento de las calles encharcadas y resbaladizas, se reflejan irregularmente las luces de las vallas publicitarias, fragmentos de un mundo distante. Bienvenidos a Berlín.

De camino a la universidad, la gente por la calle camina deprisa, con rumbo fijo y la cabeza escondida tras una bufanda, un gorro, una capucha. En el metro nadie habla con nadie, nadie mira a nadie, ¿estarán todos manteniendo el brazo de distancia aconsejado por la alcaldesa de Colonia tras los sucesos del otro día? En clase, las cosas no son muy distintas, los casi 30 estudiantes que nos aguardan tampoco parecen muy cercanos. Nada nuevo bajo el sol. Hace ya tiempo que los alumnos de cualquier universidad europea actúan más como clientes que como alumnos. En apenas una década, han pasado a ser auténticos representantes del destino individualizado. Sin tiempo alguno que perder, su interés se limita ahora al plan de futuro que ellos mismos se trazan, un plan que perseguirán cueste lo que cueste, pasando por encima de quien haga falta. Buenos días a todos, estamos muy contentos de estar aquí.

Comenzamos con un par de dinámicas para romper el hielo; cualquier hielo. Salen bastante bien, mejor de lo que esperábamos. Con la primera averiguamos las capacidades colectivas reunidas en la sala, muchas y muy diversas; con la segunda detectamos alguno de los problemas sociales que más preocupan a los asistentes. Tampoco aquí hay demasiadas sorpresas: el aumento desbocado de los alquileres, los mini-jobs y demás contratos basura, la privatización de los espacios públicos, y el miedo, que enseguida se alza como la preocupación principal de la sala. Miedo a la crisis económica, miedo a la pobreza que sube desde el sur, miedo a la inmigración y a los refugiados, miedo a lo que sucedió el otro día en Colonia, miedo a no poder expresar lo que siento. Miedo. Alemania es un país lleno de frío y de miedo. Sobre lo primero, poco podemos hacer (¡todo el mundo se queja del mal tiempo pero nadie hace nunca nada por cambiarlo!); sobre lo segundo, nos ponemos manos a la obra.

Miedos hay muchos, pero todos tienen algo en común: la irrupción de un elemento desconocido en un mundo reconocible, algo que nos asusta porque creemos que nos puede hacer daño. En el intenso y acalorado debate, una cosa queda clara y es que la política occidental se asienta, cada vez más, en el miedo. De unos años a esta parte, todo parece abocarnos a él: las amenazas económicas, la inseguridad laboral, los atentados. Llevamos el miedo tan integrado que toda la experiencia de lo real está atravesada por él. Tenemos miedo a todo lo que viene a perturbar el orden de la representación de la realidad, una realidad que ya sólo se reduce a nosotros mismos, nuestro yo, esa pequeña y extraña propiedad privada. Todo lo demás se torna amenaza, sobretodo el otro, ese que no soy yo y que, como dijo la alcaldesa de Colonia, debe permanecer siempre a un brazo de distancia de nosotros como mínimo. Precisamente comentando este suceso es cuando una de las chicas más jóvenes del grupo dice: “lo de la otra noche en Colonia a mí me produce inseguridad. Mi miedo es inseguridad. Inseguridad ante lo extraño, ante lo que no es como yo. La inseguridad es lo que me hace desconfiar, y cuando desconfío busco protección y seguridad. Como sea”. Sus palabras hacen hondas en las aguas cerebrales de todos los que las escuchamos. Esta chica ha descrito de maravilla un sentimiento compartido por todos, señal inequívoca de que hemos dado con algo interesante: el miedo es inseguridad de lo que no soy yo, la inseguridad se hace desconfianza y la desconfianza anhelo de seguridad, cualquier tipo de seguridad, no importa lo coercitiva que esta sea. ¡Lo tenemos!, manos a la obra.

De todos los materiales que probamos, los cartones reflectantes son los que al final más nos convencen. Tras varias pruebas de ensamblajes, logramos dar con un sencillo modo de pliegues para transformarlos en máscaras. No sé si es que andamos todos demasiado influenciados por el reciente estreno de El despertar de la fuerza o qué, el caso es que las máscaras tienen un aire a las de los malos de Star Wars: máscaras-espejos que reflejan la cara de aquél que las mira. Hecho. Primer objetivo alcanzado. El siguiente es diseñar la acción que llevaremos a cabo con ellas. Afuera en la calle la nieve está ahora tan oscura que parece carbón, perfecta alegoría del espíritu social al que queremos plantar cara con nuestras máscaras. A estas alturas del proceso y sin haberlo decidido de manera oficial, ya todos nos referimos a él como “A un abrazo de distancia”, ligero détournement del susodicho consejo de la alcaldesa.

Escribir el guión nos lleva poco tiempo. No es muy complicado. Primero, nos trasladamos hasta la entrada del recinto donde tiene lugar un acto cultural multitudinario y, una vez allí, instalamos nuestro particular control de seguridad. Se trata de un control muy sencillo, basta con unas cintas adhesivas con las que acotar el espacio, unas tarjetas de identificación falsas y unas cuantas octavillas llenas de instrucciones. El objetivo que perseguimos con esta instalación es doble: por un lado, probar hasta qué punto tenemos interiorizado el miedo, y qué estamos dispuestos a hacer en nombre de la seguridad. Por otro, dividir y clasificar a la gente en dos grupos de personas diferenciados: los sospechosos y los libres de sospecha. Para ello empleamos un par de pegatinas de distinto color. Eso es todo. Estamos listos para rematar la jugada.

Una vez que la gente se encuentra en el interior de la sala, irrumpimos por megafonía con una serie de instrucciones. Mientras tanto, los falsos agentes de seguridad se dedican a separar a las personas señaladas y formar con ellas un par de filas enfrentadas. Es entonces cuando repartimos las máscaras-espejos entre la fila de los sospechosos. Estos se las colocan en la cara, ocultando sus rostros, a la vez que indicamos a los de la otra fila que avancen lentamente hacia los que tienen enfrente. Conforme se acercan, los espejos les devuelven el reflejo de su propia rostro: los otros son ahora ellos mismos, o mejor dicho, su reflejo. Una vez situados uno frente al otro, la voz por megafonía les recuerda la advertencia de la alcaldesa de Colonia ligeramente modificada: “estáis a un abrazo de distancia”, dice. Y entonces se apaga la luz.

La sala permanece a oscuras un tiempo y cuando vuelve la luz observamos que las reacciones de la gente han sido muchas y muy distintas. Los hay que han aprovechado ese tiempo para abrazarse, y también los que han rehuido por completo de cualquier contacto; hay gente con caras de felicidad y gente que se ha emocionado tanto que se ha puesto a llorar. El ambiente de la sala es ahora muy distinto a cuando llegamos. Nosotros también somos distintos. Se acabó eso de profes y alumnos, ahora somos un grupo de gente dotados de una herramienta con la que enfrentar el miedo cada vez que lo sintamos. Donde sea. Juntos.

De camino al aeropuerto, el noticiero local anuncia una concentración de extrema derecha en la plaza de la catedral de Colonia. El lema de su protesta: Rapefugees Out! (¡Fuera refugiados violadores!). Parece que vamos a darle uso a nuestras máscaras. Diseñar dispositivos contra el miedo es una de las tareas activistas más urgentes de nuestros días. Despegamos justo cuando empiezan a caer los primeros copos de una nueva nevada. Blanco sobre negro otra vez. Hasta la vista Alemania. Volveremos a vernos pronto.

Dicen que no caben pero las vamos a meter (una nueva acción con la PAH)

Nos lo hemos pasado en grande; muy grande. Andábamos con ganas de calle y lo de esta mañana nos ha sentado de maravilla. Primero la sede de Ciudadanos, después la del PP y la del PSC, la de todos los partidos que dicen que las propuestas de la PAH, ‪#‎Las5delaPAH‬, no caben en sus programas. Dicen que no caben pero las vamos a meter. Mirad.

12342849_519452451556760_7692052095925305893_n 12294823_519452544890084_5782947842682876155_n 11046247_519452504890088_3747119151767690835_n

 

Hemos diseñado un manual de instrucciones para que tú también puedas construir un cinco gigante y llevar #las5delaPAH allá donde quieras. Descárgatelas aquí

Taller del TAF! en Buenos Aires

En noviembre el TAF! (Taller de Acción Fotográfica) se traslada a Buenos Aires, Argentina, para realizar un taller en el espacio de SUB Cooperativa de Fotógrafos, vaya, ¡como si fuera en casa!

Si estás por Buenos Aires en esas fechas y aún no te fuiste de vacaciones aún puedes apuntarte. ¡A correr que las plazas son limitadas!

El TAF! es un taller de Enmedio pensado y aplicado para la acción. Coordinado por Oriana Eliçabe.

Está orientado tanto a fotógrafos y fotógrafas como a todo aquel interesado en experimentar con la fotografía como herramienta para la acción en espacio público.

Informes e inscripción: talleres@sub.coop
Tel: 49834012

TAF en BA

Campeones del paro

paroMonumental

España mola, lo dicen en la tele. España tiene sol, tiene playas, tapas, flamenco. España tiene el Barça y el Real Madrid. Es campeón del mundo de fútbol, baloncesto, tenis y moto GP. España descubrió América, inventó la tortilla de patata, la fregona, el Chupa-Chups. España es divertida, aquí la gente se lo pasa bien. Por eso vienen los guiris: fiesta, juerga, alegría. Así es la marca España. Así la muestran en los anuncios, en los periódicos, así dicen nuestros políticos que es: «yu ar a güinner». Puede que tengan razón, pero se olvidan de algo: España es también campeona del paro. Acabamos de superar el récord de los seis millones y la cifra no deja de subir. En eso sí que somos unos fuera de serie, los namber güan, auténticos Champions of the world. Y esto bien merece un buen anuncio.

Finalmente, algunos medios de comunicación no pudieron resistirse al jaque a Colón, a Nike, a Barcelona y a la marca España:

Spain: the nameless force behind the protests

Creative Reports acaba de publicar “Spain: The Nameless Force Behind the Protests”, un artículo escrito por Leónidas Martín, miembro de Enmedio. En él realiza un recorrido por alguno de los últimos acontecimientos políticos donde, bajo su punto de vista, esta fuerza sin nombre se ha despertado con más virulencia. De paso, aprovecha para hablar de alguno de los proyectosde Enmedio. Échale un vistazo, merece la pena.

“With 25 percent of the population unemployed and hundreds evicted from their homes every day, Spain’s economic crisis continues to deepen. Leonidas Martin contextualizes the country’s recent anti-austerity protests in this history of a new activist spirit”

Leer el artículo “Spain: The Nameless Force Behind the Protests” en la página de Creative Reports (Inglés)

 

Sólo a un paso

El TAF! cierra otra edición de su taller y lo hace como siempre, con una acción espectacular.


Confiar en los bancos no es una buena idea, ¿hay alguien que todavía no se ha dado cuenta? Por si acaso, aquí llega esta acción del TAF! (Taller de Acción Fotográfica) que pone el broche final a otra de sus ediciones. El título hace referencia a la distancia que separa a un crédito bancario de un contenedor de basura. Poca, muy poca. Un paso tan sólo. Las fotografías representan imágenes de lo más cotidiano, fueron adheridas en contenedores situados frente a la puerta de dos de los bancos con mayor número de desahucios a sus espaldas: Caixa Bank y Banesto.
Mira aquí las imágenes de esta intervención. No te las pierdas, se están haciendo muy conocidas en las redes sociales. El TAF! nunca defrauda.

Las personas que participaron del taller fueron:
Alan, Paula, Patricia, Sergio, Pablo, Txema, Gerardo y Andrea. Gracias a todos ellos, el TAF! sigue creciendo.

Nuevo taller del TAF! (Taller de Acción Fotográfica)


Taller impartido por: Oriana Eliçabe
Duración: 22 horas a lo largo de 2 meses.
Fechas: del miércoles 31 de Octubre al miércoles 20 de Diciembre de 2012, más una práctica el sábado 15 de Diciembre a las 11h.
Horario: miércoles de 19 a 21.30h . Sábado 15 de Diciembre de 11h a 13h.
Cupo limitado: máximo 12 personas.
Precio total: 170€ (puede abonarse en dos cuotas).
Inscripción abierta: reserva tu plaza por mail rellenando el formulario que encontrarás más abajo, en este link o enviando un e-mail a cursos@enmedio.info

El TAF! abre las inscripciones a su nuevo taller después de las vacaciones de verano. Si andáis buscando maneras de influir en lo social utilizando las herramientas artísticas -la fotografía, principalmente-, este es vuestro taller!

Orientado a fotógrafos o a quienes se desenvuelven dentro del ámbito de las artes y la comunicación visual. Personas que estén interesadas en experimentar con la fotografía como herramienta de intervención social en el espacio público y en romper con las formas clásicas de
exposición y difusión.

Los objetivos son realizar una obra/intervención fotográfica colectiva a partir de procesos de discusión sobre el espacio a intervenir, la realidad social, y la función de la fotografía documental en este entorno.

En este taller teórico-práctico el espacio a intervenir toma un papel preponderante a la hora de la creación. El taller disertará sobre la utilización de la fotografía como herramienta de comunicación, más allá de la propia imagen, concibiendo la fotografía y espacio como una unidad que interpela al espectador.

Reflexionaremos sobre nuestro entorno, la ciudad, el espacio público y el uso del mismo, desde una perspectiva artística y social. Analizaremos diversos movimientos fotográficos y artísticos desde el Constructivismo Soviético, pasando por el street art, hasta algunos movimientos contemporáneos. Utilizaremos para ello textos, vídeos y fotografías.

Este taller pretende ser un espacio de experimentación, reflexión e intercambio de conocimientos. Un espacio informal* pero no por ello menos comprometido con el logro de los objetivos. Se discutirán los proyectos de manera grupal para incentivar el debate y análisis colectivo.

Aquí puedes ver el resultado de los talleres anteriores.
Lugar: Enmedio. c/ Palaudàries 25-27 bajos. Paral·lel.
Requisitos: conocimientos básicos de fotografía o artes visuales. Cámara (puede ser analógica o digital réflex o compacta)
+ Info: cursos@enmedio.info

*Ven con té, café, galletas, mate o lo que quieras tomarte y compartir. También estará abierta la barra de Enmedio.

Estos rostros son los del 99% (otra acción del PAH y el TAF!)

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Hospitalet, y el TAF! trabajando juntos otras vez.
Al son de silbatos y cornetas, y adheriendo pegatinas de “Este banco estafa y engaña” por todas partes, así entramos en el banco, (una sucursal de Barclays, esta vez), para hacer visible el desahucio que esta entidad pretende llevar a cabo en los próximos días, el de José Luis y su familia. Mientras tanto, afuera, en las ventanas del banco, pegamos los retratos fotográficos que hemos realizado con los afectados en nuestro taller.
Así es como dañamos su imagen: pegando en las fachadas de los bancos el rostro de los afectados por las políticas bancarias, y contando con imágenes esas historias personales que los bancos tanto quieren ocultar. Rostros e historias como las de José Luís y su mujer, una pareja de ancianos que Barclays quiere dejar en la calle, sin casa, tan sólo por haber avalado a su hijo, y no poder éste ahora seguir pagando la hipoteca.
Cuatro ventanas, cuatro retratos. César, Toni, Antonio y el mismo José Luis. Cuatro caras que miran a los ojos del viandante en la selecta esquina de Paseo de Gracia y la calle Aragón de Barcelona. Cuatro personas de las muchas que hoy luchan contra las estafas de los bancos. Ellos fueron los elegidos este jueves 12 de julio, para representar al conjunto de afectados por la hipoteca. El lunes serán otras, y así sucesivamente, hasta que acabemos con los abusos financieros de una vez por todas.




15M: los desahucios no son números, tienen cara y ojos (acción del TAF! y la PAH)

El 15 de mayo (15M) el TAF! se unió al llamamiento de acciones descentralizadas para celebrar el aniversario del 15M. Y qué más descentralización para nosotras que la de irnos a Terrassa, ¡a 30 km de Barcelona! 😉

La PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) de Terrassa nos invitó a realizar una intervención conjunta,  tomar las fotos de los afectados, las mismas que ya habíamos utilizado en aquella intervención en la plaza del MACBA, y pegarlas esta vez en el lugar donde siempre quisimos pegarlas: en la fachada de los bancos responasables de los desahucios. Este fue siempre nuestro objetivo principal, desde el principio del taller, y al final lo hemos logrado. Los protagonistas de las fotos (afectados todos), con el apoyo de la PAH, han dejado su propio retrato en las cristales de las entidades responsables de sus miserias. Los afectados encarándose a los bancos, literalmente.

En el plano artístico, hemos de decir que esta acción resultó ser un poco más caótica que la anterior, pero no nos importa. La intervención en sí misma, cobra mucho más sentido cuando el espacio elegido está directamente relacionado con el conflicto social retratado en las fotografías. Y ahí sí que hilamos fino.

Con esta intervención pusimos caras (literalmente hablando) a aquellos que los bancos consideran números, a las personas que no pueden hacer frente a las deudas. Todas esas familias que los bancos hipotecaron en pleno auge de la burbuja inmobiliaria y que ahora quieren condenar a la miseria, privándoles de sus casas y manteniendo sus deudas de por vida.
¡Pues va a ser que no!

AVISO:
Nuestras intervenciones no son tan colosales como las que realizan los bancos 😉 pero son, sin duda, mucho más populares.
Nuestra tarea principal es la de buscar modos de intervención capaces de afectar a la realidad de manera creativa. Y creo que poco a poco lo vamos consiguiendo.
___

Terrassa, 15 de Mayo de 2012.

_________________________________________________________________________________
Aquí podéis ver más fotos: