debates

Empoderando al ciudadano (Matadero, Madrid)

El pasado sábado estuvimos en el Matadero de Madrid participando junto a Zemos98, Zoohaus y Basurama en “Empoderando al ciudadano”, un encuentro organizado por Pedagogías Invisibles. El objetivo del encuentro era estudiar y aprender algunas tácticas y estrategias educativas empleadas hoy por diversos colectivos implicados en la transformación social. Algo más que necesario en los tiempos que corren.

Las presentaciones iniciales estuvieron bien, conocer de primera mano cómo se lo montan algunos colectivos para llevar a cabo procesos culturales cooperativos, es algo de lo que uno siempre aprende mucho. Pero lo mejor vino con el debate de después. Escuchar en tantas voces distintas cómo la lógica de mercado se ha ido incorporando a la educación y las nefastas consecuencias de esta incorporación, fue de lo más revelador (además de triste).

Quedó claro que el descentramiento de la educación hacia los valores de competitividad y de mercado no se da con facilidad, que encuentra resistencia en todos aquellos profes y estudiantes que, como la mayoría de los que estábamos reunidos allí, entienden la educación como una finalidad emancipadora. Pero, también quedó claro que, por mucho que nos opongamos, todos terminamos al final en ese maldito callejón sin salida. ¿Cómo nos arrastra el neoliberalismo hasta allí?, esto nos preguntamos recurrentemente a lo largo de la sesión y no dimos con una única respuesta. Lo hace de muchas maneras, por ejemplo estimulando el interés personal y cercenando cualquier lazo social. Interiorizando como credo personal aquello que decía Rambo en sus películas: “Esta guerra es mía”, que no es otra cosa que una traducción libre del famoso “There is no such thing as society” (No existe tal cosa como la sociedad) de la señorita Thatcher.

En “Empoderando al ciudadano” nos repetimos varias veces los unos a los otros que no es así, que la sociedad sí que existe y que la educación juega un papel importantísimo en su construcción y mantenimiento. También nos dijimos estar dispuestos a luchar por ella y que, en este sentido, la cuestión de los valores ocupa una posición central. Ha llegado el momento de transmitir unos valores opuestos a la competencia, unos valores que nos acerquen a la cooperación, que nos despierten del sueño de la “libertad personal” y nos vuelvan a situar de pies en el suelo de lo social. Es hora de hacer de la cultura y de la política una única y misma cosa indivisible. Algo que nos ayude a vivir mejor. Ojalá las pequeñas prácticas de Enmedio sirvan de inspiración en esta heroica tarea.

Fotos y vídeos de la Charla de Bifo en Enmedio

El pasado viernes 25 de noviembre, Franco Berardi Bifo visitó Enmedio. Con él estuvimos charlando sobre la crisis del capitalismo mundial que estamos viviendo. Aquí te dejamos unas cuantas fotografías del evento, y dos vídeos de la charla tal y como se emitió en directo aquél día. Que te aprovechen.

Streaming de la charla de Bifo:
Vídeo 1
Vídeo 2






Resumen de los encuentros “Enmedio de la vida y de la política” [Vídeo]

Durante los meses de febrero, marzo y abril del año 2008, se llevaron a cabo en el local de Enmedio una serie de encuentros titulados Enmedio de la vida y de la política. Aquí os dejamos hoy un vídeo que resumen algunas de las intervenciones que allí se realizaron. Os pegamos también un texto que también recoge algunas de las ideas principales que extrajimos de estos encuentros.

En la introducción a la primera sesión hablamos que nuestra actual sociedad se podía dividir en dos grandes grupos de edad: la gente que había conocido la clase trabajadora como sujeto político, protagonista de un proyecto de emancipación y transformación del mundo, y que había vivido en directo el hundimiento de ese proyecto, y por otro lado tenemos a la gente mas joven que no conoció aquella época. Pero tanto un grupo como otro parecían coincidir en la constatación de una ausencia, la ausencia de una instancia colectiva, de un Nosotros. Actualmente asistimos a una despolitización de nuestras vidas; nuestros malestares los vivimos en soledad y parece que la consigna que nos llega desde el Poder sea:”Conténtate con gestionar tu vida privada”.

Todo comienza, pues, con gente que se resiste a esa consigna, que quiere politizar su malestar intentado reconstruir algún tipo de Nosotros. Vimos también diferentes experiencias, como Dinero Gratis, Yomango, V de vivienda, que apelaban a la politización de estos malestares, huyendo de un discurso y de un imaginario emancipatorio que ya resultan increíbles cuando no incomprensibles. Estas experiencias se inspiran mucho en el lenguaje de la publicidad, en la intervención artística y coinciden en cortocircuitar el sentido común antes que en proponer soluciones y transformaciones que, insisto, no se perciben como creíbles. También coinciden estas experiencias en la brevedad, aparecen de pronto, permiten manifestar una rabia, y desparecen.

A partir de aquí hemos asistido a un debate acerca de si es deseable y/o posible hacer permanentes estos breves destellos de rabia, de tratar de reconducir nuestros malestares hacia una dimensión política, de tratar de reconstruir un Nosotros mas allá de la privacidad de nuestras vidas.

Veíamos la dificultad que encierra hacer esto. Porque hoy el capitalismo y la realidad son una misma cosa, hasta el punto de que resulta difícil poner rostro al enemigo sin caer en etiquetas estériles, y resulta difícil intervenir en esta realidad sin contribuir a su reproducción, hasta el punto de que se ve mas plausible intentar una interrupción de la realidad y del sentido común antes que contribuir, con nuestra creatividad, a alimentar esta maquina.

El reto, como siempre, se resume en una vieja pregunta: ¿Qué hacer?