acción

Hamburgo-G20: La vida en estado de emergencia

Por: Leonidas Martín

Azules-Police

No es el primer estado de emergencia que vivo. Tampoco será el último. Un estado de emergencia muestra siempre el mundo tal y como es; sus límites aparecen entonces tan claros que casi los puedes tocar con los dedos. Aterricé en el aeropuerto de Hamburgo en mitad de un aguacero y lo primero que vi fue un grupo de jóvenes vestidos de negro con bengalas amarillas en la mano. Parecía una procesión de luciérnagas tratando de orientarse entre la lluvia. Les pregunté a dónde debía dirigirme: «Arrivati park», me dijeron. Y allí que me fui. Por la ventanilla del autobús me sorprendió ver la cantidad de furgonetas de policía que nos custodiaban. Las había de todos los colores: azules y blancas de la región de Hamburgo, verdes de Baviera, e incluso grises llegadas desde Austria a modo de refuerzo. También había tanques de agua, unos cincuenta tanques de agua, y helicópteros, varios helicópteros sobrevolando nuestras cabezas sin cesar. Lo que casi no había eran coches particulares. Más tarde me enteré de que muchas empresas habían concedido un par de días libres a sus trabajadores y que los medios de comunicación habían estado incentivando a la gente a salir de la ciudad. «Salgan, disfruten de unas mini vacaciones gracias al G20».

Arrivati park no es el verdadero nombre de este pequeño espacio verde situado en mitad del barrio de Sankt Pauli. Lo acaban de bautizar así unos vecinos de la zona en homenaje a los muchos inmigrantes africanos que llegan a esta ciudad desde Italia. Arrivati está a punto de ser el escenario de unos intensos enfrentamientos con la policía, pero eso yo todavía no lo sé. Lo que sé es que la gente aquí parece contenta, encontrarse siempre alegra. La chica alta y rubia que se encuentra sentada a mi lado mete la mano en su mochila impermeable, saca una bengala —otra bengala— y la enciende con un chisquero. Todos, al unísono, empezamos a hacer ruido con lo que tenemos más a mano: una cacerola, una señal de tráfico, cualquier cosa sirve de instrumento en esta disparatada orquesta. La imagen que forma el denso humo de color rosa abriéndose paso entre la lluvia al ritmo de nuestros improvisados tambores no deja lugar a dudas: lo que nos reúne aquí tiene más que ver con la mitología que con la ideología.

Arrivati-Park-768x576

Me levanto pronto por la mañana y salgo a recorrer la ciudad bajo la lluvia montado en la enorme bicicleta verde que me han prestado. El sillín está tan alto que tengo la sensación de estar deslizándome por el aire, como cuando uno sueña que puede volar pero todavía es demasiado novato como para hacerlo adecuadamente. Aparco la bici en la entrada del Gängeviertel, una manzana de edificios ocupados por artistas y activistas desde hace varios años. Aquí es donde Anja y yo impartiremos el taller Activismo ficción durante los próximos días. La idea del taller es sencilla, consiste en estudiar varias técnicas de ficción para aplicarlas después a las acciones y protestas contra el G20 programadas para estos días en Hamburgo. Despeinado y con las gafas de sol puestas a pesar de la lluvia, el chico que viene a abrirnos la puerta también parece deslizarse por el aire. Todo lo que lleva puesto le va grande: el abrigo, las zapatillas, incluso el pantalón corto de baloncesto. «Guten Morgen», le digo en voz alta para ver si logro hacerle aterrizar en la Tierra. Imposible, este chico no parece recibir ninguna señal del exterior. Para él, la realidad todavía no es la realidad.

La sala donde tiene lugar el taller está llena de pintura acrílica y pantallas de serigrafía. Por el aire circulan aromas difíciles de respirar, estamos en un ambiente tóxico pero no tanto como para morir. Empezamos. «Toda acción activista responde a un conflicto, de la misma manera que lo hace un relato», digo para romper el hielo, y acto seguido les suelto las primeras preguntas: «¿A qué conflicto nos enfrentamos estos días aquí? ¿Cómo vamos a tratarlo?» Tras un montón de buenas intervenciones señalando conflictos relacionados con el G20, uno destaca por encima de todos los demás: La Zona azul. Así es como las autoridades denominan al perímetro geográfico donde aplicarán, a partir de mañana, el estado de emergencia. Un área que abarca desde al aeropuerto hasta el último barrio de Hamburgo. En su interior queda prohibido prácticamente todo, desde circular por las calles a según qué horas hasta reunirse más de tres personas sin haber solicitado un permiso previo. «¿Zona azul? ¿Qué quieren decir con eso de “Zona azul”?», pregunta con sorna una chica morena de rasgos asiáticos que no ha dejado de tomar notas en su cuaderno de espiral durante toda la mañana. «¿Acaso nos están llamando pitufos?». Sus palabras son fuego y nosotros productos inflamables, se incendia la habitación: «¡Eso es! ¡Convirtámonos en pitufos!, ¡pitufeemos la Zona azul!» Que empiecen los preparativos, no hay tiempo que perder, tenemos que avisar a todo el mundo.

Al día siguiente, somos un buen número de pitufos. Llevamos una pancarta que dice «Gente azul contra la Zona azul». Todas las personas que nos cruzamos por el camino pillan el chiste a la primera. Todas menos la policía, claro, que, como es sabido, no acostumbra a pillar los chistes a la primera. Además, esta vez no se lo ponemos nada fácil, ya que cada vez que nos cruzamos con ellos por el camino escondemos las pancartas y cambiamos nuestros gritos de guerra por los de cumpleaños feliz. Puede sonar tonto, y quizá lo sea, pero así es como logramos atravesar un buen número de controles policiales y llegar hasta donde ningún otro grupo de manifestantes ha llegado: hasta el mismo Anfiteatro. Una de las enseñanzas de nuestro taller dice: «No vistas como un activista». Es una táctica que suele funcionar muy bien y hoy ha funcionado de maravilla. Los trajes de pitufo nos han abierto las puertas de este oscuro edifico de metal donde dentro de muy pocas horas tendrá lugar el encuentro del G20. En estas escalinatas es donde los mandatarios se harán su foto inaugural, por eso queríamos llegar hasta aquí, para adelantarnos y pitufear su imagen oficial. Y lo hemos conseguido.

Pro-Smurf demonstrators are seen at Saturday's "Grenzenlose Solidaritaet" ("unlimited solidarity") protest march in Hamburg, Germany.

Hay dos maneras de tomarse un estado de emergencia. Una es la de asustarse y salir a denunciarlo exigiendo el retorno de la normalidad. La otra es la de aprovechar su decreto para vivir de otra manera, para hacer todo lo que uno no puede hacer cuando impera la normalidad. La primera opción está cargada de miedo y de angustia, el miedo y la angustia que provoca siempre la esperanza. La segunda está cargada de una forma singular de libertad. Estos días en Hamburgo siento que en lugar de vientre tengo un tambor de guerra y que mi cuerpo es un proyectil moviéndose por el espacio a toda velocidad. Estoy más cerca del sol que de la tierra. Hago amistades que en otras circunstancias no haría y a cada instante encuentro posibilidades de actuación que hace tiempo daba por muertas. Es como si durante un estado de emergencia uno alcanzase a vivir con más intensidad. Como si fuese entonces, y sólo entonces, cuando uno pudiera percibir toda la inteligencia, toda la sensibilidad y toda la determinación de aquellos que le rodean. Lo dicen todos los supervivientes de una catástrofe: la cercanía a la muerte te da ganas de vivir.

Me despierto con pedazos de confeti en la boca y un fuerte dolor de cabeza. En el espejo compruebo que el hechizo continúa, todavía queda algo de pitufo en mí. Los restos de pintura azul diseminados por todo mi cuerpo y los pinchazos que siento en las plantas de los pies hablan de una noche larga y llena de diversión. Una rave improvisada y salvaje, de esas que nadie sabe cómo empiezan ni cómo van a terminar, es algo que no sucede todos los días. Si además es una rave con más de 20.000 personas dando saltos como locos, mejor será que la aproveches hasta que no te tengas en pie, pues algo así no se repite muchas veces en la vida. Apuesto lo que quieras a que esta fiesta no la viste en la tele. Un encuentro así no pasa por la tele, ni por el flujo continuo de imágenes y comentarios que es tu muro de Facebook. Allí no hay encuentros, allí estamos todos apretujados y solos, como en un centro comercial. Para presenciar un encuentro como el de anoche en Hamburgo tienes que desplazarte hasta el lugar donde acontece. No hay otra manera. Únicamente así, estando, es como puedes notar la fuerza que noté yo anoche, una fuerza que puede con todo, incluso con esta resaca.

Me arrastro hasta el campamento de Altona para desayunar. Un niño de pelo corto y camisa azul de cuadros mira con atención el reloj de la iglesia. Sus ojos, absortos en las finas manillas del reloj, recorren la circunferencia numérica al completo. El tiempo se va, y eso le fascina. Un policía se le acerca y le dice que no puede permanecer ahí parado, que se mueva. El niño levanta la cabeza del reloj y clava sus ojos en la cara redonda del policía. De alguna manera existe un vínculo entre esa cara redonda y el reloj de la iglesia, una relación secreta que el chico acaba de descubrir. Mientras me tomo un té con leche y un bretzel, un hombre de unos cincuenta años procedente de Tesaloniki toma la palabra en la asamblea improvisada que se acaba de formar aquí. Tiene el pelo canoso y lleva puesta una camisa azul clara remangada hasta los codos. Dice que llegó a Hamburgo hace un año y medio, sus palabras son las palabras de la frustración. «Grecia está sufriendo una depresión social», dice con un tono de voz firme y, a continuación, nos explica que la depresión social es mucho peor que la personal: «en la personal, al menos, los amigos pueden echarte una mano». El triunfo de Syriza significó para él la culminación de una derrota. «Antes de las elecciones teníamos el resorte de la protesta. En las calles no estábamos tan solos como lo estuvimos después, cuando los nuestros ganaron las elecciones». Al parecer, en Grecia ya nadie tiene fuerza para nada. Lo único que uno puede hacer hoy allí es esperar. «Esperar a las próximas elecciones, esperar a que alcancemos una mayoría más grande, esperar a que hagan efecto las reformas». La depresión social comienza cuando comprendes que la espera no terminará jamás.

En-la-calle-768x576

Estos días en Hamburgo es distinto; aquí nadie espera nada. En un estado de emergencia es absurdo esperar. En un estado de emergencia ni se espera ni se tiene esperanza, en un estado de emergencia se ve el mundo tal cual es, eso es todo. ¿Y sabes cómo es? El mundo es un cristal roto en pedazos. Los pedazos somos nosotros, todos nosotros, los que estamos hoy aquí en Hamburgo y los que te cruzarás mañana en la calle camino del trabajo —que somos los mismos en realidad—. La experiencia de cada uno de nosotros aquí es la misma que tenemos habitualmente en cualquier otro lugar. También aquí somos singularidades con un sentido propio e intransferible. La diferencia es que aquí estamos en una situación de excepción, y eso lo cambia todo. Porque la excepción es, precisamente, el momento donde las singularidades se pueden encontrar. Sucedió en el 15M y también en Occupy: la plaza supuso un corte excepcional en el circuito cerrado de consumo y producción que es hoy la vida de cualquiera. Ese corte fue lo que permitió que nos hablásemos y, lo que es más importante: que juntásemos nuestros cuerpos sin más objetivo que el de estar juntos. No es nada fácil que algo así suceda, pero en Hamburgo ha vuelto a suceder.

Me acerco a echar un ojo a la manifestación convocada por el «Bloque negro». Welcome to Hell, se llama, y no es un chiste. De camino, el color azul y rojo de las sirenas reflejado en los cristales de las casas y en los charcos de agua parece presagiar un oscuro desenlace. Cuando llego, la policía ya está cargando con los tanques de agua y los gases lacrimógenos contra las más de 30.000 personas allí reunidas. Los cinco miembros de una familia acurrucados en la acera observan el espectáculo con la boca abierta. No pueden creer que algo así esté sucediendo en su ciudad. De entre los manifestantes, los más jóvenes se defienden lanzando botellas contra los tanques de agua. Las botellas estallan en mil pedazos como si chocasen con los límites del mundo. La gente corre despavorida por el puerto, el sol tiñe de dorado las grúas de acero. Me siento como el hombre menguante, tengo la sensación de estar encerrado en una caja de regalo junto a un gato que me quiere comer. El ruido de los cascotes resuena con más fuerza cada vez, las furgonetas grises y azules de la policía van y vienen de un lado al otro del puerto con las sirenas encendidas. Chicos y chicas jóvenes, enfundados en sus capuchas negras, pasan a mi lado tramando planes a muy corto plazo: «Vamos hasta el puente», «crucemos la vía». Los periodistas también van de un lado a otro con sus cámaras en la mano. Lo quieren grabar todo, pero eso es imposible, muchas cosas aquí pasan por dentro; por dentro de nuestras cabezas, por dentro de nuestros cuerpos, por donde las cámaras todavía no pueden adentrarse.

Los petardos y las bengalas han esparcido por el aire unas micropartículas que encuentran refugio en los agujeros de mi nariz; ahora todo me huele a pólvora. Cientos de personas asomadas a las ventanas, a las barandillas de los puentes, a cualquier sitio desde el que poder ver lo que está sucediendo. Las grúas del puerto se tiñen ahora de rojo, el sol se despide hasta mañana al ritmo de una sinfonía oscura y pesada. Y la noche llama al fuego. «¡Oye, espera un momento, esto no debería estar pasando!». Me imagino que los eventos de Hamburgo estarán dejando boquiabiertos a todos aquellos que ven la vida como un conjunto de acontecimientos que se suceden de manera ordenada sobre una línea de tiempo perfectamente definida. No debe de ser nada fácil encajar lo que aquí sucede cuando tu relato histórico dice que las grandes manifestaciones contra el neoliberalismo son cosa del pasado y que lo que ahora se lleva son los partidos políticos y la pugna por la representación. Una de las muchas cosas que me está enseñando Hamburgo es que nunca debería uno estar seguro de nada, porque en este mundo tan roto la vida no parece ya responder a ciclos que comienzan y después terminan, ni a fases que acaban por completarse un día. La vida ahora irrumpe a golpes. Golpes que se dan y se reciben. En todas partes, en todo momento. Pequeños trozos de la manifestación de esta tarde se juntan de nuevo en el barrio de Sankt Pauli, nadie tiene ganas de irse a casa, a nadie se le pasa algo así por la cabeza. Lo que queremos todos es que esta noche dure para siempre. Plantarle cara a la noche, a todos los riesgos de la noche, e inundar las calles moviéndonos sigilosos, como un animal que reduce sus pulsaciones para que no le oiga su presa. Los tanques de agua aguardan pacientes al final de la Hein-Hoyer Strasse, las gotas que caen de sus mangueras rompen en el suelo al ritmo de un reloj que indica lo que está por venir. Hay que llegar a mañana aunque sea exhaustos; exhaustos pero contentos.

Black-Block-768x576

Es de día. Una chica rondando los cuarenta, con melena morena y camiseta blanca, mira cabizbaja el periódico de la mañana. Busca entre las noticias del mundo una explicación a su tristeza diaria, pero no parece encontrarla. Deja de leer y se mete en la boca una cucharada de cereales con yogurt y, después, inclina la cabeza hacia el periódico de nuevo, como si quisiera meterse en él y ahogarse en ese mar de mentiras políticas. Desde donde estoy sentado puedo oír el ruido que hacen los cereales al romperse entre sus dientes, parece hielo resquebrajándose por el calor. Lo de anoche fue sólo el principio; hoy es el día de los bloqueos y de las acciones diseminadas por toda la ciudad. El suelo sigue lleno de cristales, pero pronto se reemplazan por frases escritas con tiza de color. Las escriben cientos de niños y niñas que han acudido con sus padres al llamamiento para decorar los pavimentos de la ciudad. Una niña con coletas que parece Pipi Calzaslargas se agacha a mi lado y escribe: «Quiero jugar, quiero vivir». Nunca antes me había identificado tanto con un eslogan.

Habitar estos días la ciudad sitiada de Hamburgo, la ciudad cuyo nombre significa para el mundo entero represión y violencia, exalta en mí una fibra viva. Una sensación de felicidad contagiosa que se propaga por todos los rincones de la ciudad creando un ambiente mucho más habitable que de costumbre. Los panaderos turcos de la esquina regalan lahmacun con limón a todo el que pasa por allí. Muchos vecinos asoman sus equipos de música a la ventana y provocan un sinfín de pequeñas verbenas en la calle. El estado de fútbol del Sankt Pauli ha cedido sus instalaciones para que quien quiera se tome un descanso tumbado en el césped por el que normalmente rueda el balón. La ausencia de coches en la ciudad provoca una calma tal que uno tiene la sensación de que el mundo exterior ha dejado de existir. Pensareis que estoy loco, pero vivir estos días en Hamburgo se me antoja mucho más sostenible que en ningún otro sitio. Y eso a pesar de los 20.000 antidisturbios, los 50 tanques de agua y los 15 helicópteros que tratan de acabar conmigo en cuanto me descuide lo más mínimo. Esta constatación me llega a lo más profundo del corazón, me conmuevo por esta ciudad, por su desgarradora atmósfera de valerosa felicidad y una pregunta se cuela entre los cristales y la música hasta alcanzar el interior de mi cabeza. «¿Qué estamos haciendo todos nosotros aquí?». Es evidente que la respuesta no es el G20 —¿acaso se puede decir algo más sobre el G20 que no se sepa ya?—, ni tampoco cambiar la sociedad, porque ya no hay sociedad. Lo que ahora hay son sólo pedazos de un mundo roto. y cuando algo está roto no se puede cambiar. ¿Qué estamos haciendo, pues, todos nosotros aquí? A veces, las respuestas llegan de la manera más inesperada.

St.-Pauli-Stadium-768x576

La tarde cae rendida después de un día ajetreado, la última luz del sol golpea suavemente los adoquines de la acera mientras un cordón policial divide la calle en dos mitades: a un lado, gente; y, al otro lado, gente también. Por el centro de la vía un tanque de agua pasa despacio mostrando arrogante todo su poder, las mangueras todavía gotean. Observo absorto cómo estallaban las gotas en el pavimento dorado y de golpe percibo una fuerza que me llama desde el otro lado de la valla. Alzo la mirada y la veo. Siento como si acabara de salir de otro mundo, de un lugar raro y muy lejano. Los años la han cambiado, pero no tanto como para no reconocerla. Su rostro refleja todavía la niña que habita en su interior. La última vez que la vi fue en Génova, durante las manifestaciones contra el G8, en una situación muy parecida a ésta. De eso hace más de quince años. En aquella época, ella y yo solíamos coincidir en casi todas las manifestaciones anti-globalización y siempre sacábamos un rato para charlar. Nuestro tema favorito era la vida cotidiana. Sentíamos curiosidad por cómo era la vida del otro fuera de la excepción que suponían aquellas manifestaciones. Recuerdo que en una ocasión me dijo que estudiaba arte en la universidad de Munich y que no le gustaba nada la lluvia ni el frío. Cuando el tanque de agua termina por fin de cruzar la calle, ella también me ve a mí. Salto sobre mis pies y agito los brazos con excitación de arriba a abajo. Ella me brinda una de esas sonrisas que siempre me hacían pensar en Huckleberry Finn (de niño, cuando leí el libro por primera vez, le puse cara a Huckleberry y la grabé en mi cerebro para siempre. Ella es sin duda la persona del mundo que más se parece a esa cara). Yo también le sonrío, pero ella gira la cara y vuelve a prestar atención a los movimientos de la policía. ¿Qué pasa?, ¿por qué no me reconoce?, ¿acaso he cambiado tanto? Entonces recuerdo que voy vestido de pitufo. Con tanto acontecimiento intenso lo había olvidado por completo, así es imposible que me reconozca.

Tengo que hacer algo, es imprescindible que haga algo para que me reconozca, para que sepa que todavía sigo aquí, que tampoco he muerto. ¿Pero el qué? Y entonces me viene a la cabeza el gesto que inventamos en Génova para anunciar retirada siempre y cuando la situación se tornaba fea. No me había acordado desde entonces; era un gesto sencillo, consistía tan sólo en alzar los brazos y cruzarlos hasta crear con nuestras manos una especie de pájaro con las alas abiertas en el aire. Tengo que intentarlo. Alzo mis brazos y los cruzo. Ella me mira un segundo y vuelve a apartar la mirada. Lo hago otra vez. Salto y lo hago otra vez. Ella me vuelve a mirar y esta vez inclina la cabeza a un lado, pensativa. Yo salto y agito las alas del pájaro, una vez y otra vez más. Y de pronto su rostro cambia de expresión radicalmente. ¡Me entiende! De pronto, el tiempo entre ella y yo se hace enorme y siento que entro en contacto con un campo de fuerza mucho más amplio que la realidad. Un campo de fuerza donde nadie tiene control sobre nada. Aquí, la fuerza es tan poderosa que me empuja y me empuja más allá de los hechos, hacia la verdadera alma de las cosas. Ahora entiendo por qué estamos todos aquí. Y, entonces, el sonido tosco de un cañón me devuelve de golpe a la realidad. Mientras corro, alcanzo a ver cómo una multitud apabullada se traga de nuevo a la pequeña Huck, quién sabe por cuántos años esta vez.

De camino al aeropuerto, los cristales esparcidos por el suelo se clavan en las ruedas de mi maleta dificultando muchísimo su arrastre. Parece como si tratasen de retenerme, como si de algún modo los cristales supiesen que lo que me espera fuera de Hamburgo es peor a todo lo que podría llegar a sucederme aquí. Una gaviota me mira de reojo cuando paso por su lado y sus ojos dan la razón a los cristales: «No te vayas, ¿acaso no ves que ahí afuera no hay mundo?». Ya en el aeropuerto de Barcelona, y con el destello de las sirenas azules todavía reflejándose en mis pupilas, observo el ajetreo de los turistas peleando por tomar un taxi. Es verdad, aquí afuera no hay mundo, sólo hay mundo cuando juntamos los mundos que llevamos dentro. Paso un par de días recuperándome en casa y después el destino me trae de vuelta a este mismo aeropuerto. ¿Son todas estas personas las mismas que vi aquí hace un par de días? Estoy a punto de tomar mi vuelo cuando escucho mi nombre por megafonía: «Señor Leónidas Martín, preséntese en el mostrador de información». Allí, una señorita muy amable me informa de que he sido seleccionado aleatoriamente para un control de seguridad y que debo acompañarla. Caminamos por un pasillo muy largo hasta una habitación estrecha de paredes blindadas. Allí me esperan dos agentes de policía que, ahora ya sin ninguna amabilidad, me hacen vaciar todo el contenido de mi maleta. Mientras uno de ellos inspecciona a fondo mis pertenencias, el otro me dice que abra las piernas y que suba los brazos. «¿Qué ha ido a hacer usted a Hamburgo?», me pregunta mirándome fijamente a los ojos. La pregunta me hace gracia, es la misma que me había hecho yo unos días antes en mitad del humo y los gases. Me dan ganas de decirle la verdad, que he ido a allí para aprender a vivir en un estado de emergencia. Pero no digo nada. Cruzo los brazos y, mientras él me cachea la entrepierna, yo hago el símbolo del pájaro con mis manos. Aprender a seguir vivo en todos los estados de emergencia que están por venir; como viva sigue la pequeña Huck.

Bellas Vallas (o cómo subvertir con nuestros cuerpos el diseño urbano de las ciudades-marca)

Nueva edición del taller ‘Bellas Vallas (o cómo subvertir con nuestros cuerpos el diseño urbano de las ciudades-marca)’. En esta ocasión, se trata de una edición internacional, la mayoría de los asistentes proceden de otros países, por lo que el taller se imparte en inglés. Esta condición internacional –y el impuesto revolucionario que aplicamos sobre ella– nos permite ofrecer el taller gratis a todos los locales que desean apuntarse.

DÍA 1

Para extraer el capital espacial de las ciudades-marca lo primero que se necesita es delimitar el espacio. El funcionamiento de esta delimitación del espacio es precisamente lo que nos hemos propuesto hackear en este taller. Decimos “hackear” porque es la lógica del hacker la que intentamos aplicar aquí, esa que se pregunta qué puedo hacerle hacer a esta cosa. Y de momento nos va bastante bien. Ya en la primera sesión empiezan a salir modos de intervención de lo más sugestivos. Seguimos.

*Gracias a Guillermo Enforma de DeB vaN deE por su valiosa aportación en esta sesión.

10382747_555019358000069_8403866008030555789_n

DÍAS 2 y 3

Segunda y espléndida sesión del taller. Si ayer nos dedicamos a entender qué es eso de las bellas vallas en general, cómo funcionan, cómo restringen nuestra movilidad en el espacio urbano, cómo ayudan a crear eso que llamamos ciudades-marca; hoy, lo que hemos hecho es estudiar con detenimiento aquellas que tenemos más cerca, las que ocupan las calles de Barcelona.

Son muchísimas: refinados pinchos que evitan que alguien se tumbe allí donde no debe; pequeños setos y arbustos que, colocados estratégicamente, obstaculizan el acceso a cualquier área restringida; formas geométricas hechas de materiales nobles y situadas en las esquinas para eludir cualquier acomodo no deseado; rejas de forja elaboradas con gran maestría; superficies de cemento inclinadas; bancos, sillas y asientos separados a conciencia –a mala conciencia–… La lista es infinita.

De nuestro estudio, un par de conclusiones podemos destacar. La primera, que la violencia inscrita en la materialidad de todos y cada uno de estos dispositivos pasa desapercibida para la gran mayoría de personas. Eso se debe a lo que en este taller llamamos el factor estético o, dicho de otro modo, la belleza inscrita en estos elementos urbanos que hace que baje su apariencia represiva mientras aumenta la efectividad de sus propósitos. La segunda, que estas bellas vallas no se contentan con delimitar el espacio de la ciudad. Lo que persiguen más bien es transformarlo en un medio por el que llevar a cabo todo tipo de operaciones de captura y exclusión. En este sentido, su propósito final no es más que el de renovar el gesto inmemorial de la imposición de una soberanía sobre un territorio determinado. La soberanía en este caso es la del capitalismo, y el territorio ocupado, nuestras vidas.

Vistas así, las bellas vallas no difieren mucho de esas otras que vemos elevarse alrededor de los inmigrantes y refugiados allí donde quiera que vayan. Es por esto por lo que nos hemos puesto como objetivo para la tercera sesión del taller enlazar, como sea, la hostilidad y amenaza con que se prohibe hoy la libre circulación de las personas en las fronteras de los Estados-nación con esta otra que sufrimos a diario el interior de las ciudades-marca. Dar con un gesto, una imagen, algo que pueda vincular unas vallas con las otras.

10455370_1267913016557266_7074784188311132513_n

DÍA 4
Final del taller. Acción en la calle.

Las bellas vallas o, dicho de otro modo, los diseños urbanos destinados a controlar la movilidad de las personas en las ciudades, no entran en oposición con esas otras vallas llenas de pinchos y cuchillas que se alzan hoy por toda Europa. Lo que hay aquí es más bien la creación de un continuo que va de la muralla más maciza a la delimitación más etérea. Sus diferencias son de grado y no de naturaleza. En algunas zonas del mundo el capitalismo necesita checkpoints, muros de vigilancia y vallas electrificadas; en otras, sin embargo, requiere de todo lo contrario: síntesis estéticas que restrinjan nuestros movimientos sin que a penas nos demos cuenta de ello. Estetización de las limitaciones del espacio. Bellas vallas.

En la última sesión del taller nos propusimos encontrar un elemento visual que sirviese para mostrar esta relación. Así es como dimos con la manta térmica, esa manta que usan los refugiados cuando ya no tienen donde refugiarse. Pensamos que sus reflejos dorados y plateados nos ayudarían a hacer visible estos dispositivos casi invisibles, y a denunciar sus efectivos modos de controlar la movilidad. Como muchos de los asistentes al taller procedían de entornos relacionados con el teatro y la danza, la intervención cobró una gran apariencia escénica. Podría decirse que lo que hicimos al final fue una especie de coreografía que, a modo de exorcismo, revela la funcionalidad represiva de estos diseños urbanos y enfrenta la lógica perversa oculta bajo sus frías formas.

Dos cosas importantes hemos aprendido en este taller. La primera es que el poder se basa hoy principalmente en controlar los flujos de las personas (dónde y cómo podemos o no circular); la segunda, que la virtualización del cercado, su delimitación estilizada y casi imperceptible, sirve de gran ayuda a la hora de imponer dicho poder. Esta colección de fotografías que aquí os presento no son más que una pequeña muestra de su perniciosa operatividad, así como un humilde intento por hackearla.

1_2 1.2.2 1.3 1 2.3jpg 2 3.1 3 8 11 12 24 55 345

*Fotografías tomadas por Candela Sol (¡eres un sol!)
*Gracias al Equip Antic Teatre Barcelona por acogernos con tanta amabilidad y a la Accademia dell’Arte por su colaboración.

 

 

Dicen que no caben pero las vamos a meter (una nueva acción con la PAH)

Nos lo hemos pasado en grande; muy grande. Andábamos con ganas de calle y lo de esta mañana nos ha sentado de maravilla. Primero la sede de Ciudadanos, después la del PP y la del PSC, la de todos los partidos que dicen que las propuestas de la PAH, ‪#‎Las5delaPAH‬, no caben en sus programas. Dicen que no caben pero las vamos a meter. Mirad.

12342849_519452451556760_7692052095925305893_n 12294823_519452544890084_5782947842682876155_n 11046247_519452504890088_3747119151767690835_n

 

Hemos diseñado un manual de instrucciones para que tú también puedas construir un cinco gigante y llevar #las5delaPAH allá donde quieras. Descárgatelas aquí

#SinMordaza

10873488_380030322165641_3207981172344397555_oMiles de personas protestan en las calles de muchas ciudades españolas contra la ley orgánica de protección de la seguridad ciudadana, también conocida como ley mordaza. ¿Que por qué protesta tanta gente contra una ley? Échale un vistazo a alguno de los puntos que incluye:

  1. Tomar una foto o grabación de la policía de 600 a 30,000 € de multa.
  2. Desobediencia pacífica a la autoridad de 600 a 30,000 € de multa.
  3. Ocupar bancos como medio de protesta de 600 a 30,000 € de multa.
  4. No autorizar una protesta de 600 a 30,000 € de multa.
  5. Realizar asambleas o reuniones en espacios públicos de 100 a 600 € de multa.
  6. Impedir o detener un desalojo de 600 a 30,000 € de multa.

Eso es, lo has adivinado, todo lo que hace Enmedio es ahora ilegal. Como comprenderás, no podíamos quedarnos  con la boca cerrada, por eso organizamos esta intervención fotográfica. Bocas alegres, bocas sonrientes, bocas abiertas y llenas de gozo, bocas que ni se callan, ni les harán callar. Bocas #SinMordaza.

Leo David 10015030_380030335498973_4201549664702702898_o988834_380030368832303_7663792983745308811_n IMG_20141221_111622951 ebjedfga10818376_380030405498966_120958022534164929_o 10860919_380030325498974_2871215280392708947_o 10865728_380030338832306_3058891398658520251_o 10869759_380030408832299_4957098556063312614_o 10872914_380030398832300_6341596456955583921_o Enmedio_Babyblock

Sorry, no vacancy (última acción TAF!)

Sorry, no vacancy (lo sentimos, estamos llenos) es la última acción del TAF! (Taller de Acción Fotográfica) como resultado del reciente taller en Enmedio. Los paravientos del Maremagnum sirvieron como marco para la intervención que mostraba a turistas y ciudadanos  aglomerados contra el cristal en diversas situaciones cotidianas. Literalmente personas aplastadas por un modelo de ciudad y de turismo cada vez más insostenible.

Varios turistas y viandantes  también se sumaron a completar la pieza con sus propios cuerpos, eso sí, no muchos, porque estamos llenos.
En Barcelona, una ciudad 1.600.000 habitantes aproximadamente recibimos más de 8 millones de turistas al año. ¿Es esto sostenible?
‪#‎sorryNotVacancy‬ ‪#‎turismoDmasas‬ #marcaBarcelona

En este taller participaron: Sole, Nico, Jordi, Glòria y Pedro.  El resultado fue posible gracias al apoyo de mucha gente más. ¡Gracias a todos y todas!

DSC_0627 DSC_0655 DSC_0709 guiris01IMG_7251

Va a estar lleno Buenos Aires. (Acción del TAF! en Argentina)

Tras el taller impartido por Oriana Eliçabe en SUB, cooperativa de fotógrafos de Buenos Aires, el TAF! vuelve a la carga con una intervención titulada “Va a estar lleno Buenos Aires”. En esta ocasión el tema es la especulación inmobiliaria. Y es que, desde hace algún tiempo, a esta grande y linda ciudad le están intentando robar su identidad a golpe de derribo de sus bellas casonas y construyendo en su lugar gigantes edificios de apartamentos cinco estrellas.

El alcalde de la ciudad, el señor Mauricio Macri (del partido PRO), construye la marca ciudad bajo el lema “Va a estar bueno Bueno Aires”. Lo primero que hicimos fue darle un pequeño giro a esta frase, sustituirla por otra un peleín más realista: “Va a estar lleno Buenos Aires”. Después, realizamos unas cuantas fotografías en las que aparecen varios personajes a tamaño real apiñados en un pequeño espacio. Cada uno de ellos representa alguno de los complementos que aparecen en la campaña de venta de estos apartamentos de lujo: aire acondicionado, salón de juegos, spa, gimnasio… Cebos que provocan un crecimiento urbanístico desmesurado y ajeno por completo al ciudadano de a pie.

La intervención se llevó a cabo en el barrio de Alamagro, el barrio del tango por excelencia, por eso escribimos el texto que acompañó a la acción con tono compadrito. Ahí va, échale un ojo:

“Buenos Aires necesita ser intervenida. Su cielo gris, su piso negro, sus paredes de cal y brocha no pegan con el Durlock y ese maquillaje amarillito tan PRO. Vamos a pegar fotos en las calles, a imaginar los interiores y predecir el futuro de una casa tapiada que ofrece mono-ambientes para inva/ersores y sus locatarios felices de estreno. ¿Nuestra ciudad va a estar buena llena? ¿Quién habita ese conventillo y quién va a habitar ese depto libre de niños? Es una pregunta que nos hicimos en el TAF!, el Taller de Acción Fotográfica de Enmedio que vino a dar Oriana Eliçabe la semana pasada en Sub. La respuesta fue que Buenos Aires necesita ser intervenida y que, cueste lo que cueste, le vamos a pintar la cara”.

Mira aquí el vídeo del making off.

En este taller participaron: Omar, Valeria, Pablo, Valentina, Charléne, Ceci, Guadalupe, Tami, Jenny, Aleandro, Agustina, Federico, Daniela, Flor, Mariano, Gisela y Sub.

TAF-Baires01taf-bue02taf-bue03

 

 

Señor alcalde, ¿deportaría usted también a los Beatles?

Agosto de 1960. Los Beatles desembarcan en Hamburgo, Alemania. No tienen permiso de trabajo, ni de residencia. Entran en el país fingiendo ser estudiantes. Así inician su carrera musical los chicos de Liverpool, tocando por las noches en el Indra y en otros locales del barrio de St. Pauli; y eludiendo a la policía, que no les echa el guante hasta 1962, cuando arrestan y deportan a George Harrison y a Paul McCartney. Menos mal que lo hicieron después de que mucha gente ya los hubiera visto en directo, después de que un gran público hubiese quedado prendido con su música para siempre. No quiero ni pensar lo que nos hubiésemos perdido si los llegan a trincar antes.

Agosto de 2013. Un grupo de ciudadanos subsaharianos desembarcan en Hamburgo provenientes de Lampedusa (Italia). Son unos trescientos y no disponen de permiso de trabajo, ni de residencia. Habían llegado a Lampedusa huyendo de la guerra en Libia, consiguieron entrar en Alemania gracias a una visa de turista y un pasaje de avión –sólo de ida– emitidos por el gobierno italiano (sí, de esta manera tan ruín se quitó la administración de Letta el problema de encima). Desde su llegada a Hamburgo, el Ayuntamiento de esta ciudad está tratando de deportarlos a su país de origen. Lo ha intentado de todas las maneras posibles (campañas de desprestigio incluidas), sin embargo, los refugiados, instalados primero en un campamento auto-organizado y en una iglesia después, continúan resistiendo en el barrio de St. Pauli, el mismo barrio donde vivían y actuaban los Beatles.

Hace dos días, Enmedio también aterrizó en Hamburgo. Hasta allí trasladamos nuestro Taller de Acción Fotográfica, el TAF, para trabajar en un proyecto que ayudase a los refugiados subsaharianos a resistir frente a los intentos de deportación. La noche antes de nuestra llegada, la policía había llevado a cabo varias redadas por los alrededores de la iglesia donde están hospedados. Su intención era identificarlos para avanzar, así, en el proceso de deportación. La nueva estrategia del ayuntamiento parece ser esta: primero identificar sus nombres, después separarlos por cantidad de ingresos obtenidos y, entonces, efectuar las deportaciones comenzando por aquellos que «menos estén aportando a la economía de la ciudad» (sic). Por este motivo decidimos trabajar en una campaña fotográfica que dotase a los refugiados de una identidad que no pudiera ser capturada con facilidad; un nombre que, como John, Paul, George o Ringo, representase a todos y a ninguno a la vez.

Al parecer, las campañas de desprestigio por parte del ayuntamiento están calando entre un amplio sector de la población; según muestran las últimas encuestas, todavía un 25% se muestra a favor de la deportación de los refugiados. A todos ellos les dedicamos esta campaña fotográfica, que la anunciamos así:

«Llegamos hasta aquí en barco. Al principio, nos miraban raro porque nuestra apariencia era diferente. La gente pensaba que éramos criminales, los padres temían por sus hijos. No teníamos dinero. Tampoco teníamos casa, dormíamos donde podíamos. Pero por suerte no estábamos solos. Siempre hubo gente que creyó en nosotros. Somos John, Paul, George y Ringo. En Hamburgo comenzamos nuestra carrera internacional, una nueva vida.
Alcalde Scholz, ¿hubiera deportado usted también a los Beatles?»

Seguro que adivinas dónde pegamos los carteles: las calles de St. Pauli, alrededor de la sala donde actuaban los Beatles, muy cerca de la iglesia donde residen los refugiados, en la Große Freiheit (Gran Libertad), la calle con el nombre más apropiado que pudimos encontrar.

Sigue la campña en Twitter: #Großefreiheit #LampedusaHH #grossefreiheit für #LampedusaHH #Beatles
Visita la página Facebook del proyecto.

IMG_2223

paul

george

john2

ringo

john1

Los talleres 4×4 de Enmedio: Activismo y Ficción

Flyers-Todos-DEMO

Plazas agotadas.
(Informaremos de nuevas ediciones pronto)

La ficción y el activismo social tienen mucho en común. Una novela, una película o un videojuego transforman la realidad interviniendo en las creencias y en los valores humanos. Una manifestación o una campaña política también. Para hacerlo, ambas emplean todo lo que tienen a su alcance: el cuerpo, la imagen, la palabra.
En este taller analizaremos algunos recursos y procedimientos empleados en la producción de ficciones (voces narrativas, técnicas de guión y actuación, storytelling, tipos de conflicto, construcción de personajes…), y estudiaremos su posible aplicación en el activismo social.

El taller lo imparte Leónidas Martín (miembro de Enmedio) y es totalmente gratuito. Eso sí, las plazas son limitadas, ¡corre!

 

 

Performance, sátira, protesta… Larry Bogad visita Enmedio

Captura de pantalla 2013-07-08 a la(s) 09.15.48 Captura de pantalla 2013-07-08 a la(s) 09.16.39Jueves 11 de julio (19:30h.)

Larry Bogad tiene muchas caras: performer, activista social y director del Center for Artistic Activism en la Costa Oeste de los Estados Unidos. Entre semana ejerce de profesor en la Universidad de California, allí imparte un par de clases: Sátira, Ironía y Protesta y otra que se llama Performance táctica, ya puedes imaginarte de qué van. Desde hace muchos años, realiza acciones políticas con grupos como los Yes Men, Agit-Pot o la Pocha Nostra. En 2004 co-fundó el Clandestine Insurgent Rebel Clown Army, un ejercito internacional de payasos activistas. Sus obras de teatro tratan de temas tan diversos como la Primavera Árabe, el cambio climático o las actividades secretas del FBI. En sus ratos libres escribe libros, el último se titula Tactical Performance: On the Theory and Practice of Serious Play, una auténtica biblia del teatro de guerrilla. Larry también es músico. Dice que la última pieza que ha creado es una Econo-cacofonía, “porque las notas se componen a partir de las políticas económicas con las que nos están estafando”. ¿Lo ves? Larry tiene mil caras, y las va a mostrar todas el próximo jueves en Enmedio. No te lo pierdas, perderse algo así es perderse mucho, créenos.

Más actos de Larry Bogar en Barcelona

Domingo 21

18-20h Talleres y charlas sobre Performance Táctica y Artivismo
22.30h Presentación de la pieza Economusic. Keeping Score. (Larry Bogad)
+ actuaciones sorpresa.
Todo en el C.S.O. Can Botxí (c/ Lepant nº 371, Barcelona)
Gratis con inscripción previa: intervalsenxarxa@gmail.com (envía unas líbeas con tus interés por el taller)
Más información: http://dretssocialseixample.wordpress.com

Entrevista a Enmedio en Eldiario.es

“Interrumpir el relato dominante y crear nuestro propio relato es la política que nos interesa”

Insatisfechos por la falta de conexiones entre el arte y la acción política, Campa, Leo, Mario y Oriana crearon junto a otras cuatro personas el colectivo Enmedio (Barcelona) que se dedica a explorar la potencialidad transformadora de las imágenes y los relatos. Esta semana hackearon la estatua de Colón en Barcelona y son responsables entre otras muchas iniciativas de la vistosa campaña gráfica de los escraches de la PAH. Hemos conversado con ellos sobre la fuerza que tiene y puede tener eso que llamamos arte para intervenir políticamente en la crisis

Integrantes-colaboradores-Enmedio-Paro-Monumental_EDIIMA20130607_0590_5

Un espacio en Barcelona, un colectivo de artistas, un grupo de acción, ¿qué es Enmedio?

Leo: El nombre dice mucho. Enmedio nace de un desgarro. Somos todos profesionales de la imagen (diseñadores, cineastas, artistas, etc.) que hemos abandonado nuestro terreno normal de trabajo. No encontrábamos sentido a los lugares que nos estaban asignados: la academia de arte, la agencia de publicidad, la productora. Y nos salimos para inventarnos un sitio nuevo desde donde hacer lo que queremos hacer, un espacio que es un tanto incómodo, difícil y esta en una tierra de nadie.

Campa: En los lugares del arte no hay política (¡en todo caso politiqueo!) y en los lugares de la política no hay demasiadas preocupaciones estéticas, así que la misma realidad nos empujó a inventarnos un tercer espacio, a ponermos en medio del arte y la política.

Mario: Hay una potencia en el trabajo con la imagen que queremos seguir explorando, porque es lo nuestro, lo que sabemos hacer, el modo en el que nos relacionamos con el mundo, pero necesitamos llevarla a otros sitios y mezclarla con otras cosas. Enmedio hace referencia a ese lugar desconocido en el que queremos situarnos, que tiene que ver con la fotografía o el vídeo pero no es sólo eso aunque también sea eso, ¿se entiende?

Oriana: Hace ya diez o doce años que exploramos en ese filo, algunos provenimos de colectivos como Las Agencias, Yomango, V de Vivienda, etc. Hay quien ha pasado por la okupación, por la antiglobalización, por movimientos latinoamericanos como el zapatismo y gente sin ninguna trayectoria política o hija de los movimientos de ahora: 15-M, etc. Esa mezcla de diferentes backgrounds creativos y políticos nos saca de nuestro papel a la hora de trabajar juntos y produce efectos sorprendentes, es quizá la fuerza de lo que hacemos.

¿De qué sirve la intervención política en el ámbito de lo simbólico en un momento de crisis como el actual que toca y afecta a lo más material de nuestras vidas, a lo más real (la casa, el salario, etc.)?

Campa: El capitalismo nos conduce a esta miseria, a estos desahucios y a este sufrimiento a través de imágenes y relatos. Es un gran fabulador, con una capacidad de fascinación impresionante. Mucha gente se hipotecó porque se creyó el relato, hecho de discurso e imágenes, que nos llegaba a diario desde los bancos y la publicidad. La publicidad crea imágenes de mundos deseables y ese imaginario genera paradigmas económicos y situaciones sociales.

Leo: No está por un lado la ficción y por otro la realidad: la ficción es el núcleo duro de la realidad. Desde una manifestación (un acto teatral en la calle) hasta la redacción de un discurso político (que maneja imágenes e imaginario), todo es ficción. Lo importante son los efectos de las ficciones, si nos las podemos reapropiar o no, si nos las creemos o no, si generan confianza en nosotros mismos o impotencia. La base del cambio social es cultural: los relatos que dan sentido a nuestra vida y al mundo en que vivimos.

Mario: Por esa razón, trabajamos en dos sentidos. Por un lado, interferir en el relato dominante, en la explicación oficial del mundo, a través de la guerrilla de la comunicación, con carteles, lemas, mensajes, etc. Y por otro, contribuir a la producción autónoma de imaginarios. Ya no tanto a desarticular un relato, como a crear otro. Esto es lo más importante y lo más difícil: autorrepresentarnos, crear nuestra propia historia, nuestra propia explicación de lo que sucede. Un relato en el que podamos vivir.

Vamos a ver todo esto que decís en detalle, a partir de vuestras propias acciones. Si os parece, empezamos por la fiesta en el INEM que organizasteis en 2009.

Oriana: Quizá lo más interesante fue el momento: estalla la crisis pero no pasa nada en la calle. Hay miedo y parálisis. La idea fue buscar un lugar que condensase y representase ese miedo. Elegimos una oficina del INEM. ¡Y qué mejor que una fiesta para combatir el miedo!

Campa: Enmedio trabaja desde la autorrepresentación. Es decir, no se trataba de una fiesta para los parados. Nosotros también estamos parados, vivimos en la precariedad, etc. No damos lecciones a nadie: partimos de nosotros mismos e invitamos a los demás a participar con nosotros. En el vídeo se ve que hay gente que sonríe, participa, aplaude o nos dice “me habéis alegrado el día”. Buscamos ese acercamiento a partir de nuestras propias preocupaciones, problemas y malestares.

Leo: Fue impresionante la cantidad de visitas que tuvo ese vídeo. Creo que tocamos algo que respondía a un afecto compartido: partiendo de lo que te atraviesa personalmente puedes comunicar con los demás. Lo más íntimo es a la vez lo más común.

Mario: Intentamos que las acciones sean inspiradoras y contagien, pensarlas y diseñarlas como semillas que pueden germinar en otros lados. Después del 15-M, hubo una fiesta en una oficina del INEM en Canarias  y otras acciones parecidas . Dentro de un marco (estético, político, teórico) que definimos nosotros, buscamos la participación y la reapropiación.

¿Qué son los reflectantes?

Leo: Reflectantes es un grupo de acción nacido de unas jornadas de activismo creativo que llamamos “Cómo acabar con el Mal” y en las que se trataba de transmitir prácticas y experiencias del activismo creativo a gente más joven, politizada con el 15-M, etc. Enlaza con una trayectoria larga de creación de personajes que actúan en espacios de protesta, desde Prêt a Revolter hasta los New Kids on the Black Block, proponiendo otras maneras de estar en la calle, repletas de alegría, de color, de creatividad.

Mario: Los reflectantes están muy ligados al momento en el que surgen, en torno al primer aniversario del 15-M. El poder había activado entonces la vía de la represión y la criminalización para acabar con la protesta en calle. Entrar en esas dinámicas vacía la calle de pluralidad, “desdemocratizando” la protesta hasta que sólo quedan grupos pequeños y muy homogéneos, fácilmente identificables y codificables. Ahí surgen entonces los reflectantes diciendo: “no vamos a jugar en ese juego, rompamos los códigos”.

Campa: Los reflectantes juegan con el imaginario de los súper-héroes y la cultura de los fans, son gente normal pero con una serie de herramientas que les permiten hacer frente al Mal: cubos hinchables para parar a la policía en caso de carga, espejos para deslumbrar a los helicópteros de vigilancia, disfraces para romper la codificación, etc. Dramatizan y a la vez desdramatizan la protesta: usando el humor, generando otros afectos, volviendo deseable la presencia en la calle y, al mismo tiempo, poniendo en juego elementos reales para canalizar de otro modo los momentos de tensión y violencia.

Oriana: Muchísima gente se unió al bloque reflectante en la mani del aniversario del 15-M, también apareció gente que no conocíamos y había visto los disfraces en Internet. Hoy los reflectantes son un grupo autónomo, muy cercano a Enmedio pero independiente. Eso es muy interesante también.

¿Qué me contáis de la Fiesta en Bankia?

Mario: La misma semana que el gobierno anuncia recortes de 20.000 millones de euros en sanidad y educación, nos enteramos de que van a rescatar con 23.000 millones de euros de dinero público a Bankia. Como la mayoría de la gente, estábamos indignadísimos y entonces decidimos hacer algo al respecto.

Leo: Nos reunimos una serie de gente afín y empezamos a pensar qué podíamos hacer para dañar la imagen de Bankia. Pensamos que la única manera de afectar a un banco y mostrar nuestro rechazo al rescate era animar a la gente a cerrar sus cuentas. Y que la mejor manera de hacerlo era… era montando una fiesta (ya ves que nos encanta montar fiestas).

Campa: Así que un día un grupo de gente nos desplazamos hasta una oficina de Bankia y esperamos agazapados hasta que una cliente cerró su cuenta. Y entonces entramos y le montamos una fiesta. La clienta no se lo creía. Estuvimos dentro apenas 4 minutos, lo que duró la canción. Y llevándonos a la cliente en volandas, salimos tal y como habíamos entrado. De todo esto editamos un vídeo que en 24 horas tenía más de 100.000 visitas y desde entonces no han hecho más que aumentar. La página de Youtube está llena de comentarios. El vídeo se pasó en varias cadenas de televisión y otras fiestas “Cierra Bankia” fueron celebradas en otras ciudades del estado.

Oriana: La idea era mostrar que algo tan íntimo y privado como tu cuenta en el banco puede ser usado de forma política y que cerrarla puede ser un acto público y, sobre todo, ¡muy divertido!

¿Qué fue el Discongreso?

Mario: Desde Enmedio nos sumamos a la campaña del 25-S: “Ocupa el congreso”. Esa convocatoria coincidía con nuestros debates internos: nos parecía que el 15-M había caído en ciertas inercias repetitivas y que el 25-S podía ser una ocasión para romperlas. El problema es que se trataba de una convocatoria muy cerrada, excluyente y codificada. Nuestro trabajo ahí fue usar la comunicación como apertura. A través de los carteles, una campaña gráfica y una propuesta para ocupar el espacio de modo distinto, se trataba de generar otro relato, reapropiarnos de la convocatoria, hacerla participable, deseable.

Oriana: El diseño de nuestra campaña era muy sencillo. Reemplazamos el “ocupa el congreso” por “rodea el congreso”, porque para nosotros no se trataba de una toma del poder sino de una destitución del poder, y añadimos algo. “El 25-S rodeamos el congreso hasta que dimitan. Punto”. En el cartel, una trama de puntos de distintos colores, que representaba la pluralidad de la sociedad, rodeaba un centro.

Campa: Esos puntos se convirtieron más tarde en fotografías. Montamos un Photocall que invitaba a la gente a fotografiarse con sus propias razones para acudir a un evento como el 25-S. Sacamos el Photocall a la calle y llamamos desde las redes sociales a que la gente se hiciera sus propias fotografías con sus razones. Se trataba de apostar así por la diversidad, abriendo una convocatoria en un principio muy excluyente.

Leo: Y finalmente los puntos se convirtieron en freesbes voladores donde la gente escribió sus demandas y que hicimos llegar al Congreso por encima de la barrera de policías el mismo 25-S. Como por tierra no había manera de entrar en el congreso para que nos escucharan, ¡no nos quedó otra opción que intentarlo por aire!

Photocall 25-S
 Habladme del Taller de Acción Fotográfica “No somos números”

Oriana: Desde la fotografía y en colaboración con la PAH, trabajamos para revertir la representación victimista y deshumanizada que dan los medios de los afectados por la hipoteca. Retratamos a las personas pendientes de desahucio o ya desahuciadas y pegamos esos retratos, ampliados, en los bancos responsables de su situación, mostrando así que los desahuciados tienen cara y ojos, que no sólo son estadísticas. Y a partir de esas fotografías, hemos diseñado también una serie de postales donde se explica la historia de los afectados, dirigidas en primer lugar a los bancos y luego (durante los escraches) a los políticos.

Campa: Estas intervenciones fotográficas funcionan en dos sentidos. Por un lado, fortalecen a los afectados que se acercan a los talleres y posan, ven su fotografía, las pegan en los bancos y así rompen con la barrera de la vergüenza, se hacen presentes en el espacio público. Por otro, la imagen opera como guerrilla en la pelea entre los distintos relatos sobre la crisis, en la lucha que se entabla día a día en los muros de las ciudades, asociando un rostro a la entidad responsable del desahucio (en los medios de comunicación se habla de desahucios pero no se mencionan los nombres de los bancos). Interrumpir el relato dominante y crear nuestro propio relato: en eso consiste la política que nos interesa.

Leo: Para nosotros lo esencial no es la calidad de los retratos o los vídeos, sino su articulación con procesos sociales tan potentes como la PAH. Pero también somos cuidadosos y exigentes con las formas. No compartimos la dejadez de quien piensa que lo importante es sólo “lo que muestra” tal foto o cartel. Nos preocupa lo estético pero no por lo estético en sí mismo, sino precisamente por lo político que hay en lo estético: el cómo se cuentan las cosas, el qué se deja ver, el qué se hace sentir. Sin formas, sólo hay rabia desnuda, no comunicación.

Pegada de carteles en Caixa Catalunya

Habéis diseñado también los populares carteles rojos y verdes de los escraches de la PAH. Un amigo me dijo al respecto, después de un escrache: “qué importante son esos cartelitos tan sencillos, sin ellos apareceríamos un poco como una masa enfurecida”.

Leo: El problema de la vivienda siempre ha sido central para nosotros, algunos ya participamos en la comisión gráfica de V de Vivienda-Barcelona de donde salió el célebre eslógan “No vas a tener casa en la puta vida”. En el desarrollo del taller “No somos números” se generó una relación directa con la PAH y nos pidieron que elaboráramos la parte visual de la campaña de escraches. Una propuesta muy importante para nosotros y al mismo tiempo muy delicada.

Mario: La idea fue explicar el conflicto con un simple golpe visual. Por un lado, el “sí se puede” de la PAH (el millón de firmas, el apoyo social, etc.). Por otro, el “pero no quieren” de la élite política completamente sorda a la sociedad. Verde y rojo: adelante y stop. Muchos carteles verdes y uno solo rojo: 99% y 1%. Los carteles y las pegatinas están diseñados, no tanto para el señalamiento de tal o cual político, como sobre todo para recoger y servir a la expresión del apoyo social a la PAH.

Oriana: En los escraches argentinos originales es muy importante el papel del barrio. La idea en este caso era la misma: que se pudiese rodear de botones verdes al diputado en su propio barrio. Que los comerciantes (el panadero, el ferretero, el kioskero) pegasen el cartel o la pegatina en sus establecimientos. Es decir, que fuese en cierta forma el propio barrio el que escrachase al diputado, el que lo invitase a pulsar verde. Lo importante en los escraches es sumar gente, la gente del barrio, la gente que pasa, que cualquiera pueda formar parte de la “marea verde” de la PAH. Ese es el efecto que intentamos facilitar con los carteles.

Campa: Aquí de nuevo ha sido muy importante la producción: cómo se pone esto en funcionamiento. Los materiales son baratos y sencillos, el diseño está publicado en la página de la PAH, cualquiera con una impresora, unos folios y un poco de celo puede hacerse sus carteles. Para nosotros es tan importante el concepto (el qué) como la producción (el cómo).

Los colores de la PAH

Citadme ya para acabar una referencia o influencia importante en ese trabajo vuestro entre la imagen y lo social, entre el arte y la política.

Oriana: El zapatismo, por haberlo vivido en primera persona y por lo que significa. Venir de la frivolidad y el desencanto de los 90 y de pronto encontrarte con una nueva manera de hacer política y comunicar. La importancia de la palabra y los símbolos, en las condiciones de vida más duras. El trabajo en y desde los imaginarios reales de la gente con la que trabajas y a la que quieres llegar. La centralidad de los procesos y no sólo de los resultados.

Mario: La música pop. Mi trabajo lo veo muy desde ahí, desde lo pop, lo popular. El deseo de comunicación con toda la sociedad, la voluntad de tocar lo emocional y los deseos, el anhelo de generar representaciones gozosas en las que te veas reflejado, donde quieras participar, que te (con)muevan.

Leo: Los Yippies, un grupo que nace y se mueve en medio de la contracultura americana de los años sesenta y que pretende radicalizar políticamente al movimiento hippie. Los yippies entendían el cambio social como una lucha de símbolos y dedicaron la mayor parte de sus esfuerzos activistas a crear mitos, rumores y ficciones que cortocircuitasen los relatos dominantes y pusiesen en circulación imágenes autónomas. En otro contexto muy distinto, yo pienso lo mismo.

Campa: En lo que me atañe, y como el zapatismo ya está dicho, diría que el punk. No tanto a nivel musical o estético, sino más bien por una cuestión de actitud: el morro, la frescura, la inmediatez, el inconformismo, el Do It Yourself, la intensidad de una canción de 3 minutos. Creo que eso conecta muy bien con lo que hacemos en Enmedio.

Toda la información sobre las acciones de Enmedio

Esta entrevista en inglés

 

Entrevista realizada por Amador Fdez.Savater para el Diario.es. Versión original aquí.