Actualidad

Enmedio y En torno a la silla. Relato de un encuentro maravilloso

IMG_5575Ayer pasamos la tarde con el colectivo En torno a la silla, y aprendimos un montón. Acercarnos a esta experiencia tan rica y llena de vida fue para nosotras una especie de conjuro, un pacto para enfrentarnos al mundo juntas.

El trabajo de este colectivo supone una ruptura concreta y situada con el orden global, un ejemplo de oposición activa al espacio infinito de la organización mercantil de la vida. Para este grupo nacido en el fervor del 15M los objetos no son sólo objetos sino interpelaciones al vínculo; llamamientos a llevar un tipo de vida concreto, un modo de existencia particular. Las chicas de Entorno a la silla rechazan vivir lo que ellas llaman una “vida de catálogo”, una vida que no es más que la adaptación rígida de un conjunto de conductas y comportamientos que tienen como destino final la más absoluta exclusión. Arrancar sus vidas de este catálogo y hacer de la vulnerabilidad fuerza son las dos patas sobre las que se asienta su trabajo.

Para ellas, el reconocimiento de la vulnerabilidad es la fuente de toda fortaleza. Tanto sus acciones como sus diseños y prototipos hablan de esta fuerza que nace de los cuerpos que se reconocen vulnerables. A diferencia de la fuerza basada en la perfección, esta otra fuerza es capaz, entre otras cosas, de abrir un plano de igualdad, “un espacio donde poder encontrarnos a iguales siendo distintos”. Es precisamente aquí, en este espacio, donde nace todo vínculo posible. Llegar hasta él no es fácil, antes se necesita franquear una serie de umbrales, los “umbrales de separación”. Para llevar a cabo esta operación son necesarios una serie de dispositivos. La creación de estos dispositivos es también parte fundamental del trabajo de este colectivo.

Dispositivos, objetos como por ejemplo su rampa portátil, que condensan una sensibilidad y un modo de estar en el mundo capaces de erosionar aquello que nos separa a unos de los otros. A estas cosas ellas las llaman dispositivos tácticos de asalto, y ese nombre a nosotras nos encanta. “Si no tuviésemos esta rampa portátil, no estaríamos ahora aquí con vosotras”, nos dijeron ayer, y añadieron que esa es la razón por la que “a nuestras tecnologías las llamamos tecnologías de amistad“, otro término que nos gustó muchísimo.

En el mundo capitalista, todo lo accesible se ofrece de un modo único y muy concreto: el modo estándar. Lo estándar permite un único modo de existencia, dejando fuera un sinfín de otras posibilidades. La pregunta por lo estándar nos conduce siempre a un mismo lugar: la economía. Si se fabrican tres tipos de silla de ruedas y no tantos como cuerpos distintos las van a utilizar, es porque es así como sale rentable. En este sentido, pensar la silla es pensar aquello sobre lo que se sostiene hoy el sentido mismo de la existencia. Actuar contra lo estándar sería, pues, abrir sentidos de existencia distintos al existir económico, resistir a la fuerza centrípeta del mercado que tantas y tantas vidas se traga.

Pensar los efectos nefastos de la estandarización del mundo nos llevó a preguntarnos por el concepto de “mayoría”, y la pérdida de diversidad que acarrea. “Nosotras estamos en contra de la exclusión, por supuesto”, explicaron las chicas de Entorno a la silla, “pero también estamos en contra de la inclusión”. Toda inclusión conlleva siempre una exclusión previa, una separación por categorías que conducen al aislamiento, “lo que nosotras queremos es estar a tu lado, no estar en otro lado”, concluyeron. Y todos empezamos a aplaudir.

La experiencia de En torno a la silla es, sin duda, un catalizador de aquello que nos afecta a todos, desde la separación como modo de gobierno, hasta la administración de la exclusión como equilibrio del orden mundial. Acercarse a su experiencia significó para nosotras un avance gigantesco en la comprensión del funcionamiento del Mundo-valla, ese complejo sistema de control de la movilidad de los cuerpos que venimos estudiando en Enmedio desde hace ya algún tiempo. Gracias chicas por compartir vuestra experiencia con nosotras, y gracias por estar a nuestro lado también. Lo de ayer fue el comienzo de una gran amistad, lo sabemos.

*Gracias también a La virreina Centre de la Imatge por acogernos.

IMG_5581 IMG_5583 IMG_5586 IMG_5587 IMG_5597 a la silla

Comments (0)

    Add a Comment