Proyectos

Campeones del paro

paroMonumental

España mola, lo dicen en la tele. España tiene sol, tiene playas, tapas, flamenco. España tiene el Barça y el Real Madrid. Es campeón del mundo de fútbol, baloncesto, tenis y moto GP. España descubrió América, inventó la tortilla de patata, la fregona, el Chupa-Chups. España es divertida, aquí la gente se lo pasa bien. Por eso vienen los guiris: fiesta, juerga, alegría. Así es la marca España. Así la muestran en los anuncios, en los periódicos, así dicen nuestros políticos que es: «yu ar a güinner». Puede que tengan razón, pero se olvidan de algo: España es también campeona del paro. Acabamos de superar el récord de los seis millones y la cifra no deja de subir. En eso sí que somos unos fuera de serie, los namber güan, auténticos Champions of the world. Y esto bien merece un buen anuncio.

Finalmente, algunos medios de comunicación no pudieron resistirse al jaque a Colón, a Nike, a Barcelona y a la marca España:

Sí se puede pero no quieren

si-se-puede-pero-no-quieren-logo

Contexto

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) acababa de presentar en el Congreso una iniciativa legislativa popular (ILP) que incluía tres medidas para garantizar el derecho a la vivienda en este país: alquiler social, dación en pago retroactiva y paralización inmediata de todos los desahucios. Contrariamente a lo que uno puede pensar, el mayor inconveniente a la hora de presentar una ILP no es el hecho de tener que recoger las 500.000 firmas requeridas (la PAH superó esa cifra en casi un millón), lo difícil de verdad es conseguir que los diputados voten verde y la aprueben en el Congreso. La única manera de conseguir algo así es haciéndoles entender las dramáticas consecuencias que su voto rojo puede llegar a ocasionar. Por eso la PAH les había invitado repetidamente a sus asambleas, para explicarles en persona la situación de los afectados. Lamentablemente, ni un solo diputado acudió. A la PAH se le estaban agotando las ideas, estaba a punto de darse por vencida cuando de pronto alguien se acordó de los escraches argentinos.

si-se-puede-pero-no-quieren-1

Escraches

En Argentina se denomina Escrache a una manifestación pacífica en la que un grupo de personas se dirige al domicilio o lugar de trabajo de alguien a quien se quiere denunciar. Adaptar esta práctica para informar a los diputados de la situación de urgencia en la que se encuentran hoy miles de personas, parecía una buena idea. Ya sabes: «Si Mahoma no va a la montaña…». Sin embargo, pasar del Stop Desahucios a los escraches representaba un gran salto no exento de peligros. Debían transmitir bien el sentido e intenciones de esta nueva propuesta o de lo contrario corrían el riesgo de ser mal interpretados. Aquí es cuando entramos nosotros en escena.

si-se-puede-pero-no-quieren-2

La llamada

Para Enmedio el problema de la vivienda ha sido siempre una prioridad. Hace ya algunos años, antes de que estallase la burbuja inmobiliaria, alguno de nosotros estuvimos muy involucrados en Vdevivienda, un amplio movimiento social en lucha por la vivienda digna. Allí diseñamos la campaña No vas a tener una casa en la puta vida, una campaña con una gran repercusión en toda España. Más recientemente, ya en colaboración la PAH, hemos realizando también un buen número de intervenciones fotográficas contra los desahucios, por eso cuando la PAH nos llamó pidiéndonos ayuda con el diseño de la campaña de los escraches, aceptamos de muy buen gusto.

si-se-puede-pero-no-quieren-3

Retos y desafíos

Trabajar con escraches no es sencillo, te enfrenta a una serie de retos difíciles de solventar, de esos que nos gustan a nosotros. En primer lugar, había que dejar claro que los escraches de la PAH, más que de señalar a nadie, pretendían informar y transmitir el grandísimo apoyo social que reciben sus propuestas. Eso nos obligaba a inventar un dispositivo visual capaz de crear un entorno amable, nada confrontativo, un conjunto de imágenes que de un solo golpe de vista mostrasen la esperanza contenida en las propuestas de la ILP. En segundo lugar, nos encontrábamos ante un movimiento social (la PAH) que a lo largo de los años había creado todo un universo visual (el color verde, el eslogan «sí se puede», etc.) que a día de hoy se encontraba muy arraigado en el imaginario colectivo y que, por lo tanto, era imposible desprenderse de él. Por último, la campaña se iba a distribuir por todo el Estado, o dicho de otro modo, había que ingeniárselas para producir algo ligero y fácil de reproducir a gran escala.

si-se-puede-pero-no-quieren-4

El resultado

El resultado ya lo conoces, lo estás viendo a diario en los medios de comunicación, en las redes sociales y en la calle: dos botones de cartón de un metro de diámetro cada uno, uno verde y otro rojo. En el verde aparece impreso «Sí se puede», en el rojo «Pero no quieren». Como ves, más que tratar de inventar algo nuevo decidimos todo lo contrario: reforzar lo que ya existía. Ésta es una práctica habitual en nuestro trabajo, y es que para nosotros la creatividad se encuentra precisamente ahí, en las infinitas combinaciones que ofrece lo existente. Los círculos son de cartón porque es el material más barato que pudimos encontrar, otra de nuestra exigencias creativas: las cosas que hacemos se las tiene que poder apropiar cualquiera sin dificultad. Por eso mismo trabajamos con círculos, porque hasta un tonto puede hacer la «o» con un canuto y porque, además, es una forma que se asemeja mucho a los botones que pulsan los diputados cuando votan. Círculos verdes a favor, círculos rojos en contra, así es como aparecen representados los votos en la pantalla del Congreso.

si-se-puede-pero-no-quieren-5

Por otra parte, como somos de la opinión de que si algo funciona es mejor no tocarlo, hemos mantenido íntegro el «Sí se puede» de la PAH. Lo único que hemos hecho es añadirle el «Pero no quieren». Nos parecía que así quedaba representado perfectamente el conflicto al que se enfrentaba la PAH tras más de cuatro años luchando contra los desahucios y una ILP a punto de votarse en el Congreso: existen soluciones al problema de la vivienda, pero un pequeño grupo de políticos tienen el poder bloquearlas.
Completamos la campaña con unas pegatinas también verdes y con el «Sí se puede» impreso en su superficie que explican las propuestas básicas de la ILP. Estas pegatinas están pensadas para que los comercios y establecimientos que lo deseen muestren su apoyo a la PAH pegándolas en sus escaparates. Para facilitar la distribución de todos estos materiales ideamos el Kit del escrache, un archivo accesible desde la página de la PAH que incluye todo lo necesario para que cualquiera, desde su casa, construya los dos botones siguiendo unas sencillas instrucciones.

En resumen

Dos frases recurrentes, dos formas simples, dos colores básicos. Nada que no puedas hacer tú. ¡Sí se puede!

si-se-puede-pero-no-quieren-6

si-se-puede-pero-no-quieren-8

si-se-puede-pero-no-quieren-7

No somos números

La Platafroma de Afectados por la Hipoteca (PAH) lo venía anunciando desde hacía un tiempo: «Si Caixa Catalunya no responde a las 321 solicitudes de dación en pago presentadas, tendrán guerra». Dicho y hecho. Ayer 10 de enero, a las cinco de la tarde en punto, cientos de personas se congregaban en la vía Laietana de Barcelona frente a la puerta del edificio central de Caixa Catalunya. Enmedio también estuvimos allí –¿cómo íbamos a perdernos algo así?– y llevamos con nosotros la última producción de nuestro Taller de Acción Fotográfica (TAF!): la colección de postales «No somos números».
Se nota que estas postales están pensadas específicamente para acciones como ésta. En menos de media hora teníamos ya cientos de ellas repletas de mensajes personales dedicados a Caixa Catalunya, la entidad que más gente desahucia por aquí. «Ladrones», «Nos estáis quitando la vida», «Un día seréis juzgados», cosas así decían.
Una vez que tuvimos todas las postales listas las pegamos allí donde más se veían, en la puerta principal del banco, y de paso pegamos también unos cuantos retratos gigantes de personas afectadas por esta misma entidad bancaria. A juzgar por los periódicos de la mañana nuestra acción gustó mucho a los periodistas allí congregados, todos publicaron las fotos que queríamos. ¿Qué más podemos decir? Nos encanta que los planes salgan bien.

* No somos números es parte de “How much do I owe you”, una exposición en Nueva York dedicada al dinero y la deuda.
Más información aquí.

Fotos: Oriana Eliçabe, Fotomovimiento.org y Consuelo Bautista.

Discongreso

«Rodea el Congreso», en cuanto lo escuchamos nos apuntamos de cabeza. Provocar la dimisión del Gobierno para iniciar un nuevo proceso constituyente nos pareció una idea genial. Nos pusimos a trabajar de inmediato.

Lo primero que hicimos fue diseñar un cartel lleno de puntos de colores rodeando la frase: «El 25 de septiembre rodeamos el Congreso hasta que dimitan. Punto». Imprimimos miles de ellos y los pegamos por todas partes. Después, cuando ya todo el mundo conocía la convocatoria, sacamos nuestras cámaras a la calle y realizamos el Photocall 25S. Una gran colección de fotografías donde los puntos de colores se convierten en personas mostrando sus motivos personales para rodear el Congreso. Estas fotografías, distribuidas masivamente por internet, acapararon la atención de la presa durante semanas.

Casi todo el trabajo estaba hecho, ahora sólo faltaba rematarlo. Para eso creamos el Discongreso.
Unos días antes del 25S el gobierno anunció que más de 2000 policías custodiarían el Congreso, esto hacía imposible alcanzar nuestro objetivo. Al menos por tierra. Por eso convertimos los puntos de colores en discos voladores. Para intentarlo por aire.

A través de las redes sociales pedimos a la gente que consiguieran un disco y escribiesen en él su propuesta para mejorar la democracia. Cuando el 25 de septiembre vimos aparecer a cientos de personas con sus discos voladores listos para lanzarlos al Congreso, no nos lo podíamos creer. Niños, niñas, personas mayores, jóvenes, había de todo. «Primero la gente», «Prohibir las deudas», «ningún banquero gobernará un país nunca jamás», cosas así decían sus discos.
Lanzarlos fue una experiencia alucinante. Ver volar esos discos por encima de los policías, dirección al Congreso, era la metáfora más acertada de la situación en que se encuentra España, donde, efectivamente, la democracia está en el aire. «Democracy is in the air everywhere i look around…»

Fiesta Cierra-Bankia

¡Que empiecen los recortes a los bancos!

En el 2012 Bankia se declara en bancarrota y, acto seguido, le pide al Gobierno de España 23000 millones de euros. El Gobierno acepta y esa misma semana recorta 20.000 millones en Sanidad y Educación. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que eso que llaman crisis era, en realidad, una estafa. No veas el cabreo que nos entró. Por eso organizamos esta fiesta, porque no hay nada como una fiesta para quitarse el cabreo.

Invitamos a un montón de gente, nos pusimos nuestras mejores galas y fuimos hasta la sucursal de Bankia más cercana. Allí esperamos escondidos hasta que una cliente llegó y cerró su cuenta. En ese momento aparecimos por sorpresa y lo celebramos por todo lo alto. Música, cava a raudales, confetti… La ya ex-cliente acabó saliendo en volandas por la puerta, no se lo podía creer. De esto hicimos un video y lo publicamos en internet. En menos de 24 horas tuvo más de 250000 visitas. «Cierra Bankia» lo llamamos, y exactamente eso es lo que empezó a hacer mucha gente: cerrar sus cuentas en Bankia. Algunos con fiesta incluida.

Reflectantes

reflectantes-e1359288878387-1

I’ll be your mirror / reflect what you are / in case you don’t know.
The Velvet Underground

Antes de nada, una advertencia: ni los Reflectantes somos superhéroes invencibles, ni nuestro enemigo es ningún supervillano llegado de un planeta raro y lejano. Nada de eso. Los Reflectantes somos gente corriente, personas de la calle como tú y como aquél, como el 99% de la población. Y nuestros enemigos, por mucho que se parezcan a Fu Manchú, y por muchas ansias de dominar el mundo que tengan, son en realidad de carne y hueso. Se les puede vencer.

Por otra parte, superpoderes, lo que se dice superpoderes, tampoco tenemos. No volamos, no tenemos fuerza sobrehumana, somos vulnerables; no hemos mutado a causa de ningún experimento accidentado, ni movemos cosas con la mente; la injusticia, el miedo y el dolor nos afectan igual que a ti.

Lo único que tenemos un poco fuera de lo normal es un traje brillante que nos hemos hecho con papel de aluminio, y un par de herramientas curiosas: el Rayo reflectante y el Infalible inflable. Nada de otro mundo, cosas bien sencillas que tú mismo te puedes fabricar en casa sin mucho esfuerzo, porque de eso va todo esto, de que cualquiera se convierta en Reflectante cuando le llegue la hora, cuando ya no pueda más, se indigne y diga: «¡Basta! Hasta aquí hemos llegado».

reflectantes-logo

Y es que los Reflectantes, más que un grupo son una técnica creativa que cualquiera puede aplicar. Es muy sencilla, verás, consiste simplemente en reflejar el capitalismo tal y como es, sin trampa ni cartón. Un ejemplo: la crisis económica. Han sido ustedes muy amables por traérmela, pero siento decirles que se han confundido de destinatario, la crisis no es mía, así que la reflejo y se la devuelvo. Muchas gracias. Otro ejemplo: la violencia. Voy a una manifestación y la policía me dispara pelotas de goma, gases lacrimógenos, y me graba con sus cámaras buscando en mí algún culpable de la crisis. Lo dicho, muchas gracias señores pero se confunden ustedes, la violencia viene de su lado, no del mío, y aquí están los reflejos de mi rayo reflectante para demostrárselo.

En este sentido, los Reflectantes somos como una especie de Deus ex machina, un elemento extraño e incoherente que surge en el escenario y resuelve la historia de golpe, rompiendo su lógica interna, como ese oportuno eclipse de las películas que aparece cuando nadie se lo espera y permite la huída del héroe.

Cuando el guión del mercado dice resignación y dolor, cuando dice paro, recesión y pobreza; cuando ante las protestas sociales los gobiernos responden con represión y prohibiciones, y cuando las personas pierden sus trabajos y sus casas para que los bancos no sufran, entonces… ¡rebota, rebota y en su culo explota! Aquí llegan los Reflectantes dispuestos a reflejar el Mal contra sí mismo.

Si quieres saber de verdad cómo actúan los Reflectantes y sus dos herramientas, no te pierdas este vídeo. Te va a gustar.



Ataque psíquico masivo: dejemos impotente al Papa

El 7 de noviembre de 2010 el Papa Benedicto XVI visitó nuestra ciudad. Más le valdría haberse quedado en su casa. Antes de pisar tierra ya lo habíamos dejado impotente para toda la vida. Sí, im-po-ten-te.
Un grupo de infieles convocados a través de internet nos dimos cita en Barcelona a los pies del Totem-Torre Agbar para conectar nuestras mentes y cuerpos y provocar una descarga eléctrica que terminó, de golpe y porrazo y para siempre, con toda la potencia (y todo el poder) del Papa.
Desde entonces, el efecto no ha hecho más que extenderse por todo el clero, miembro e miembro.

Fiesta en el Inem

La crisis ya está aquí, ¡que empiece la fiesta!
30 de abril de 2009. Al principio la crisis era tan sólo un estado de ánimo, una especie de tristeza social que lo paralizaba todo. Para romper ese clima no se nos ocurrió otra cosa mejor que montar una fiesta. Lo primero que necesitas para montar una fiesta es un local, así que nos pusimos a buscar uno donde la tristeza y el miedo social estuviesen muy presentes. No tardamos en encontrarlo: una oficina de empleo. Allí nos presentamos una mañana con nuestro Sound system. Fue increíble. Menos de cinco minutos de baile y cachondeo bastaron para dibujar una sonrisa en esas caras tan largas.
El vídeo de la fiesta se hizo muy famoso, mucho más de lo que nunca imaginamos. A día de hoy tiene más de un millón de visitas y ha servido de inspiración para otras muchas fiestas que, desde entonces, se han celebrado en oficinas de empleo por todo el país.

fiesta_inem